Peter Sagan domina las llegadas en cuesta del Tour

El campeón de España José Joaquín Rojas abandona por una caída y podría perderse los Juegos
El corredor eslovaco Peter Sagan, del Liquigas, se adjudicó la tercera etapa del Tour de Francia, disputada entre Orchies y Boulogne-sur-Mer sobre 197 kilómetros, por delante del noruego Edvald Boason Hagen (Sky) y el también eslovaco Peter Velits (Omega Pharma), segundo y tercero.

Peter Sagan sumó su segundo triunfo en la presente edición del Tour después de lograr la victoria en la primera etapa, mientras que el suizo Fabian Cancellara (Radioshack) conserva el jersey amarillo al término de una jornada con un final quebrado, con cuatro puertos de tercera y cuarta en los últimos 20 kilómetros.

"Era una jornada larga y difícil. Le doy las gracias a mis compañeros, que me han permitido estar delante en los kilómetros finales", apuntó Sagan, ganador de 14 etapas, entre ellas cinco en la Vuelta a California, y el campeonato de su país en ruta en su existoso curso de 2012.

Antes de la victoria de Sagan, el español Rubén Pérez, del Euskaltel, fue el origen de una escapada de cinco corredores -Giovanni Bernaudeau (Europcar), Sébastien Minard (Ag2r), Michael Morkov (Saxo Bank) y Anriy Grivko (Astana)- que llegó a contar con una ventaja de hasta cinco minitos y medio respecto al pelotón.

Del quinteto, Grivko y el combativo Morkov, presente todas las jornadas en alguna fuga, se marcharon en solitario antes de alcanzar la cumbre de la Cote de Quehen, 1,4 kilómetros al 5,9 por ciento y cuya cumbre estaba a tan sólo 12 kilómetros de la llegada en Boulogne-sur-Mer.

El Liquigas y el Omega Pharma neutralizaron la escapada tirando de un pelotón en el que una caída provocó la caída y el abandono del reciente campeón de España, José Joaquín Rojas (Movistar Team), incluido en el quinteto para los próximos Juegos de Londres y que podría perderse la cita olímpica.

El francés Sylvain Chavanel (Omega Pharma) atacó a 5 kilómetros buscando la sorpresa entre los favoritos, pero el guión confirmó el favoritismo de Sagan, el más fuerte cuando la victoria se decide al sprint y el porcentaje es descomunal para el resto. Para todos excepto para el eslovaco, que entró en la meta braceando cual marchador sobre la bicicleta.

Este miércoles se disputa la cuarta etapa entre Abbeville y Rouen, una de las más largas con 214,5 kilómetros y cuatro puertos de cuarta categoría, aunque el último de ellos, la Cote de Toussain, está a más de 70 kilómetros de la meta.