Pestiños: Dulce tentación de Semana Santa

Pestiños

Tan fáciles de hacer como de comer, después de la Navidad los pestiños regresan a las mesas durante la Semana Santa y es que hay tentaciones que ni en Pascua se pueden evitar. 

 

INGREDIENTES

 

1 kilo de harina

 

1/4 de litro de agua

 

1/2 litro de aceite

 

granos de anís

 

cáscara de limón

 

miel

 

azúcar

El pestiño es un dulce navideño o de Semana Santa, típico de Andalucía y otras zonas de España elaborado con masa de harina, frito en aceite de oliva y pasado por miel o azúcar. 

 

La historia del pestiño puede remontarse al menos hasta el siglo XVI siendo probablemente mucho más antiguo. La primera referencia literaria la encontramos en La Lozana andaluza (1528) de Francisco Delicado, obra en la que es mencionado como parte del repertorio culinario de la protagonista.

 

El pestiño está emparentado con la shebbakiyya marroquí, lo que sugiere un posible origen común, quizá andalusí. Mientras que el pestiño suele prepararse en fechas navideñas o durante la Semana Santa, la shebbakiyya se consume con frecuencia durante el mes de ramadán por su valor energético, ideal para romper el ayuno. Ello nuevamente sugiere un origen común asociado a celebraciones religiosas que a su vez podría relacionarse con otras frutas de sartén que tienen su origen en la Pascua judía.

 

Pestiños, con azúcar o con miel

 

EL PESTIÑO PASO A PASO

 

PASO 1.

 

Para hacer estos pestiños de Semana Santa, será necesario poner al fuego una sartén que contenga aceita de oliva -un vaso aproximadamente- y añadir unos granos de anís y la corteza de limón. Se fríe a fuego bajo y, pasados unos minutos, apagamos el fuego, retiramos el anís y el limón y pasamos el aceite a un recipiente o bol grande.

 

PASO 2.

 

Seguidamente, agregamos al recipiente: el vaso de vino, una pizca de sal, un poco de harina y batimos bien con unas varillas o algún oto utensilio de cocina. A medida que la harina se vaya integrando, vamos añadiendo el resto y seguimos amasando.

 

PASO 3.

 

Verás que a medida que vayas amasando la pasta, llegará un punto en el que deberás valerte de las manos hasta conseguir que la masa para pestiños no se te quede pegada a las manos.

 

PASO 4.  

 

El siguiente paso para hacer los pestiños de Semana Santa será hacer pequeñas bolitas de masa que seguidamente deberás extender con un rodillo. Una vez tengas una masa fina, deberás unir los laterales para que queden cerrados por el centro.

 

PASO 5.

 

A continuación, debes freír los pestiños en bastante aceite hasta que estén dorados por ambos lados. Al sacarlos, deberás colocarlos sobre un papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite.

 

PASO 6.

 

Mientras se fríen, elabora un almíbar con la miel y un poco de agua. Una vez hayas frito los pestiños, deberás pasarlos por este almíbar caliente. Deja enfriar y ya tienes los pestiños de Semana Santa listos para comer.

 

También se pueden rebozar en azúcar como alternativa a la miel. 

Noticias relacionadas