Perfumerías Avenida y Würzburg, ante el reto de hacer de la Liga algo 'azulinante'

Las jugadoras de Perfumerías Avenida se juegan la Liga en Würzburg

Final con mayúsculas. El todo o la nada en 40 minutos para Perfumerías Avenida y Spar Citylift Girona después del 1-1 tras los dos primeros encuentros del play off. Würzburg, hasta ahora feudo inexpugnable, desvelará el nombre del nuevo campeón de Liga. 

Sí o sí es el partido al que cualquier salmantino amante del deporte y, sobre todo, del baloncesto tiene que acudir. No valen excusas, ni el horario ni la televisión ni el fútbol porque donde va a haber seguro un 'champion' es el el pabellón de Würzburg y entre todos hay que intentar ayudar, aunque sólo sea con el apoyo y el aliento, a que sea Perfumerías Avenida. 

 

Salamanca ha tenido el mejor equipo en la Liga Regular y quiere tener al campeón. Salamanca cuenta con la mejor afición del baloncesto femenino y es un buen momento para demostrarlo y hoy, un dia más, equipo y seguidores tienen el reto de conseguir algo único y es que Avenida mantiene la ilusión de celebrar su 25 aniversario con tres títulos nacionales. Tener dos en su vitirina le da ya a este equipo todo el crédito pase lo que pase pero poner este broche sería alucinante, o mejor y en reconocimiento a los colores del club, 'azulinante'. 

 

Al margen de las virtudes que reune este plantel, hay que jugar la baza del factor cancha como desde el bando contrario se ha jugado la de presionar sobre el criterio arbitral, un factor que pesó en el segundo partido donde Avenida, incómodo con las faltas, no acabó de soltarse de verdad. 

 

Un partido para saber manejar la presión y la tensión y para intentar imponer el propio estilo, además de encontrar soluciones a los problemas que ha generado Girona, empezando por sus defensas alternativas y esa zona ante la que en algunos momentos se atascó el ataque azul. Lo que sí consiguió en el segundo partido el equipo de Ortega fue igualar e incluso dominar el rebote y, aunque no le fue suficiente, sí que es uno de esos detalles tácticos que se intentan cuidar aunque en ambos bandos se sabe que ya el margen para sorprender en ese aspecto es muy estrecho. 

 

Seguramente no difiera mucho el guión del partido de los anteriores respecto a que será 'un duelo de bloques' en el que apariciones puntuales de jugadoras -pasó en el primero con Milovanovic y en el segundo con Ibekwe-, en el momento oportuno será lo que decida si la Liga se queda en Salamanca o Girona evita el 'triplete'.

 

 MIGUEL ÁNGEL ORTEGA: "PÁJAROS EN LA BARRIGA DE NERVIOS Y TENSIÓN"

 

Hablar de ilusión es quedarse corto ante lo que expresa en la previa Miguel Ángel Ortega. "Es una final y jugamos en Würzburg, tenemos esa atmósfera espeial que se genera aquí", explica el entrenador.

 

Todo un año en cuarenta minutos pero no es algo extraño para el técnico, "es parte del juego, sucedió el año psado y sucederá muchas veces. Es estar en el día D a la hora H, aunque cuenta lo que has hecho porque hemos tenido grandes momentos como equipo. Queremos ganar el tercer título porque supone pasar a la historia, por eso tenemos pájaros en la barriga de nervios y tensión"

 

Más que físicamente, que seguro estarán cansadas, es importante la recuperación anímica, "no es como el año pasado, que perdimos por tiros libres y detalles que nos dejaron fastidiados. Ahora no estamos contentos, pero no tenemos una sensación rara y miramos la parte positiva. Tenemos una final con nuestro público y yo lo he vivido: es algo que no se te olvida nunca", asegura Miguel. Una final marcada, también, por la presión sobre el arbitraje que se hace desde el rival, aunque el entrenador azulón no es de ese estilo, "tengo plena confianza en las personas que arbitraN, en quienes toman decisiones en la Federación, que dirigen el arbitraje... Es como no confiar en la Justicia, si no confíamos en jueces o policías, ¿en quién vamos a confiar?", concluye. Los nombres de esos jueces que para algunos deben ser protagonistas: Germán Francisco Morales Rubio y Susana Gómez López.