Perfumerías Avenida vence repartiendo esfuerzos

Victoria cómoda, 49-72, ante Araski en un encuentro que comenzó muy bien y en el que optó por dosificarse. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

LACTURALE ARASKI (10+10+16+13): I. García (6), I. Etxarre (4), U. Diallo (4), M. Tudanca (15), J. Forster (8) -cinco inicial-, A. Aldalur (1), A. Agirre (8), L. Pardo (2), A. Camino (0), C. Molinuevo (1). 

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (26+11+15+20): Silvia Domínguez (3), Krisy Givens (4), Kim Mestdagh (8), Laura Nicholls (4), Angel Robinson (12) -cinco inicial-, Laura Gil (6), María Asurmendi (3), Erika De Souza (6), Dandra Moss (5), Adaora Elonu (17). 

 

ÁRBITROS: Asier Quintas Álvarez y Yasmina Alcaraz Moreno. 

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 20 de Liga disputado en el pabellón Mendizorroza de Vitoria. 

La diferencia entre Perfumerías Avenida y la mayoría de los equipos de la Liga Dia es evidente y se hace más palpable cuando el conjunto salmantino tiene tiempo, aunque sea relativamente mínimo, para preparar sus partidos. Si además cuenta con todas sus jugadoras disponibles y en disposición de repartirse minutos y esfuerzos ante un rival con rotación corta y con la baja de jugadoras como Silva y Van den Adel -habituales en la rotación de Araski-, el camino parece despejado para el equipo de Miguel Ángel Ortega.

 

Eso es lo que reza la lógica y la teoría y lo que tocaba en el encuentro de Mendizorroza era confirmarlo para sumar la victoria número 20 en el casillero azul.

 

Desde el minuto uno se pudo observar que si se ponía a ello Perfumerías Avenida iba a tener claras ventajas para hacer daño a su rival. Lo empezó haciendo en ataque merced a jugadas de bloqueo y continuación con sus jugadoras interiores -físicamente muy superiores-, o con cortes al aro. Lo que le faltaba al equipo para reflejar su superioridad en el marcador era ajustar su trabajo atrás, algo que comenzó a hacer con efectividad mediado el primer cuarto. 

 

Dominando el rebote en ambos aros y con una defensa un punto más encima del balón comenzaron a llegar las recuperaciones rápidas. La entrada de Moss y Elonu -al término de los diez primeros minutos ya habían entrado a pista las diez disponibles-, le permitió también comenzar a sumar desde el exterior. Con Araski anclado en los diez puntos la brecha comenzó a ensancharse y se fue hasta los +16 para Avenida cuando acaba ese primer parcial.

 

Una distancia se siguió ampliando a favor la escuadra salmantina tan superior que ni siquiera se resentía ante las continuas rotaciones, aunque sí careció de la fluidez ofensiva de inicio de partido. Jugadas en las que sumaba hasta tres rebotes ofensivos de manera consecutiva sin terminar ni concretar y algunos lanzamientos bajo canasta que no entraron evitaban que la diferencia fuera escandalosa mediado el segundo parcial cuando Tudanca anotaba el primer triple local, el quinto punto en ese cuarto para el equipo vitoriano que entraba veinte abajo a dos minutos del descanso, distancia que se quedó en +17 tras un triple sobre la bocina de García. 

 

Un final de segundo cuarto que debía haber servido a Avenida como aviso de que asumir su ventaja dejándose ir es un error garrafal y fue un poco lo que sucedió en la reanudación del partido. Araski trabajo bien, con Marta Tudanca al frente en labores ofensivas y trabajando con seriedad atrás aprovechando que le permitían defender más duro y que el equipo salmantino no encontraba sus ventajas. Así logró un parcial de 7-0 que ajustó el marcador hasta el 27-37. 

 

Le costaba más anotar al equipo salmantino que tampoco controlaba el rebote con la facilidad del primer tiempo, sobre todo por una cuestión de intensidad en uno y otro bando. Un tiempo muerto de Ortega a dos minutos y medio del final de cuarto sirvió para apretar a las suyas que lograron un parcial de 0-6 de la mano de Elonu y Mestdagh.  

 

El dueño del partido no admitía discusión aunque la cuestión a resolver era intentar finiquitarlo con la mejor de las sensaciones y para eso en pista se mantuvo en el inicio del último cuarto una Elonu que volvía a ser la más regular en un ataque que se soltaba sobre todo en el lanzamiento exterior donde fue bajando el porcentaje de acierto con el paso de los minutos. Araski se lo tomaba en serio, tratando de aprovechar cada jugada sobre todo con un buen trabajo atrás que impedía al equipo salmantino estar totalmente cómodo en la pista. 

 

Avenida acabó atacando por donde estaba claro que podía hacer más daño, buscando a sus interiores que devolvieron la ventaja mucho más allá de los veinte puntos para finiquitar el duelo cumpliendo con los objetivos marcos. 

Noticias relacionadas