Perfumerías Avenida sufre pero se abona al pleno y es que con 3-0 no importa tanto el cómo

Los triples de Moss no acaban de llegar (Foto: De la Peña)
Ver album

Perfumerías Avenida sigue sumando por victorias sus partidos de Euroliga tras sufrir pero aguantar ante un Wisla cuya velocidad puso en serios apuros a las locales que se vieron 11 abajo en el segundo cuarto. El equipo salmantino dejó su mejor versión para el último tramo en el que levantó el duelo. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

62 PERFUMERÍAS AVENIDA (13+18+12+19): Silvia Domínguez (3), Chrissy Givens (12), Adaora Elonu (13), Erika De Souza (11), Laura Nicholls (6) -cinco inicial-, Laura Quevedo (1), Dandra Moss (4), Farihya Abdi (0), Angel Robinson (7), María Asurmendi (5). 

 

57 WISLA CANPACK (18+21+6+12): Leo Rodríguez (15), Dominika Owczarzak (2), Maurita Reid (10), Cheyenne Parker (0), Giedre Lanbuckiene (10) -cinco inicial-,  Magdalena Zietara (10), Jelena Antic (6), Sonja Greinacher (4).

 

ÁRBITROS: Ivor Matejek (CZE), Rickard Eriksson (SWE), Carlos Santos (POR)

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 3 de la Euroliga Femenina 2018 disputado en el pabellón de Würzburg. 

En la Euroliga y en un partido vital para los objetivos de Perfumerías Avenida pocas dudas había sobre el primer quintento en pista. Las jugadoras más regulares del equipo con la capitana apta para jugar en pista  y una salida con unos primeros minutos de intercambio de puntos pero en los que ya se vislumbró qué armas quería explotar cada uno.

 

Avenida buscaba a Erika por dentro o, en su defecto, a una Elonu que, defendida por Leo Rodríguez, era superior al poste bajo. Wisla optaba por la velocidad en sus acciones, tiros rápidos o encontrando bien a la jugadora liberada en los constantes cambios defensivos de Avenida.

 

Cinco minutos de tanteo, de igualdad 7-8 en el marcador, en los que más destacado en negativo fue la segunda falta personal de Silvia Domínguez, a la que se le notó todo el partido que no está al cien por cien. 

 

Pero si hay un relevo de garantías en el banquillo de Perfumerías Avenida está en el puesto de base. Asurmendi no tiene el talento natural ni ese 'don' que posee Domínguez pero sí tiene, trabajo, constancia, calidad y determinación, además de la visión de una base pura. Mira a las compañeras pero también es de las que se atreve con el aro y con cinco puntos consecutivos de la navarra, Avenida pegó un pequeño estirón que obligó al técnico polaco a pedir tiempo muerto. 

 

Las rotaciones comenzaron en ambos lados con mejor resultado para Wisla que volvió a ponerse al frente con una defensa que atascaba las acciones de ataque locales -volvía a echar en falta Avenida tiro exterior y los rivales se lo están aprendiendo-, y que le permitía salir en claros contraataques para anotar de manera sencilla para irse arriba en el primer parcial, 13-18. 

 

Ya hemos comentado que Avenida tiene en su plantel muchas 'navajas suizas' pero en muchos partidos, y empezaba a pasar en este, echa de menos un 'abrelatas'. Una 'killer' que obligue a que las defensas se abran y a falta de ella, Ortega devolvió a la pista a Silvia Domínguez, la jugadora con mejor porcentaje exterior. Una pérdida de la base ante Reid provocó un nuevo robo y contraataque para que Wisla estableciera la máxima, 17-24. Contrastaba un Avenida espeso con un Wisla muy fluido en sus transiciones y con unas interiores muy rápidas, especialmente Antic, que en estático también hacía diabluras. 

 

Erika De Souza reclama al colegiado (Foto: De la Peña)

 

El equipo polaco superó la ventaja de los diez puntos a cinco del descanso. Serio aviso para Avenida de que debía ponerse las pilas y buscar, entre las sucesivas rotaciones, soluciones rápidas. En un momento en el que Elonu se topó con varios lanzamientos errados bajo el aro, le vinieron como agua de mayo la primera canasta de Moss y un 2+1 de Robinson, aunque quizás los 33 puntos encajados a esas alturas eran la explicación más clara de porque Avenida se veía en apuros y es que el equipo salmantino no está acostumbrado a que le tiren tanto -37 lanzamientos de campo en el primer tiempo en contra-, y con tanto acierto. Desajustes defensivos, sistemas rotos y el castillo defensivo se viene abajo favoreciendo al rival. 

 

Logró encadenar tres buenas acciones defensivas para ajustar un poco la situación pero acabó el último minuto sumando una pérdida y dos errores el lanzamiento que favorecieron el ataque rápido de Wisla con Reid y Leo Rodríguez -su mejor partido en Würzburg desde que se fue-, como puntales para marcharse al descanso 31-39.

 

Buenas acciones atrás -con dos tapones de Nicholls-, y mayor presencia al rebote ofensivo permitieron a Avenida abrir un parcial favorable nada más reanudarse el duelo para ajustar la situación, 37-39. Tres faltas señaladas casi de manera consecutiva en ataque frenaron el arreón de Avenida ante un rival que demostraba madurez para no descomponer la figura. Wisla volvía a ponerse en manos de Reid para sacar el balón con muchísima velocidad y mantener a su equipo por delante, 43-45, con el último cuarto por resolverse. 

 

Elonu mira el aro de Wisla y, como siempre, se dejó el alma todo el partido sin hacer ruido (Foto: De la Peña)

 

Intercambio de triples para comenzar -Silvia y Leo-, y por fin se veía Avenida por delante, 50-48, aunque fuera por un instante porque respondió Wisla con un triple de Zietara. Con el equipo polaco por delante siempre con mínima renta, los puntos de Givens y Elonu mantenían a tiro a Avenida a cuatro del final, justo cuando volvía a irse arriba, 58-55. 

 

Apretó entonces de lo lindo Würzburg consciente de que a estas alturas y siendo los partidos de casa es más importante el ganar que el cómo hacerlo. Eso queda para el análisis interno y para corregir para el futuro. 

 

Entró el partido en el último minuto con Avenida tres arriba y erró su tiro Wisla. Anotar daba la victoria pero el balón acabó en lucha y posesión para el equipo rojo y ahí reapareció Silvia Domínguez para quitar el balón de las manos a Leo a ocho segundos del final. Con el primer tiro libre anotado por Robinson se sentenció la victoria. Otra que se queda en casa.