Perfumerías Avenida se diseña su propia autopista hacia la final

Silvia Domínguez y givens celebran una canasta durante el partido (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Perfumerías Avenida supera con claridad desde el minuto uno a Gernika Bizkaia (48-72) para meterse en una nueva final de la Copa de la Reina que le enfrentará a Girona y a un ambiente que promete ser un infierno en contra. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

GERNIKA BIZKAIA (9+12+8+19): Antonija Sandric (3), María Asurmendi (3), María Pina (15), Amisha Carter (10), Chanel Mokango (4) -cinco inicial-, Izaskun García (4), Victoria Llorente (2), Naiara Díez (3), Gracia Alonso (0), Yaiza Lázaro (4).

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (21+16+17+18): Adaora Elonu (10), Silvia Domínguez (5), Erika De Souza (8), Alana Beard (8), Chrissy Givens (13) -cinco inicial-, Jelena Milovanovic (13), Carmen Miloglav (0), Laura Gil (1), Ángela Salvadores (5), Laura Quevedo (2), Gabriela Marginean (5).

 

ÁRBITROS: José María Terreros y Cristian José García.

 

INCIDENCIAS: Semifinal de la Copa de la Reina Femenina 2017. 

Perfumerías Avenida ya está en su sitio, en una nueva final de la Copa de la Reina. El equipo salmantino tenía claro que el primer objetivo estaba en jugar el domingo y cogió la vía rápida para conseguirlo. De hecho se diseñó su propia autopista hacia la final merced a un encuentro muy serio atrásante Gernika Bizkaia, con un inicio en el que no dio respiro para abrir brecha desde el primer cuarto. Entregadas en defensa y resolutivas en ataque, el equipo salmantino consiguió tener una ventaja cómoda todo el partido, reparto de esfuerzos y objetivo conseguido tal y como se quería, con la suma de todas

 

Perfumerías Avenida arrancó su semifinal después de haber visto cómo en los tres partidos anteriores de esta Copa ningún equipo ha regalado nada y todos han jugado al límite así que era obligatorio salir con toda la concentración posible y pensando en imponer su intensidad defensiva desde el pitido inicial. Lo hizo bien el equipo de Ortega que forzó tres pérdidas de su rival en los dos primeros minutos y logró situarse por delante, 2-8, para provocar el primer tiempo muerto del banquillo vasco. 

 

Defendía con todo Avenida que además retrasaba mucho la salida de balón, el inicio de jugada de Gernika y también dominaba el rebote en su aro para seguir anotando con Erika De Souza haciendo daño bajo el aro y Givens haciendo lo propio con sus penetraciones. La ventaja seguía aumentando y Gernika con sólo dos puntos en su casillero a tres minutos del final del cuarto. Un único 'pero' las dos faltas de Alana Beard, hasta entonces pesadilla para Pina. 

 

La defensa asfixiante de Avenida no dio opción a Gernika (Foto: Teresa Sánchez)

 

Precisamente, sin su perro de presa enfrente, Pina anotó un triple que despertó un poco el ataque de Gernika aunque al final del cuarto el 9-21 dejaba claro que Avenida llevaba el partido por donde le convenía. 

 

Con las rotaciones se perdía un poco de fluidez pero estaba claro que lo que buscaba Ortega era mantener un ritmo de partido lo más alto físicamente. Le favorecía por roster y por el desgaste de su rival después de los cuartos y aunque Gernika encontraba alivio en los tiros desde personal para seguir anotando, Avenida apretaba de nuevo con el regreso a la pista de Silvia Domínguez.

 

Se iba catorce arriba el equipo salmantino mientras Gil daba descanso a De Souza y Marginean hacia lo propio con Givens. El mismo quinteto a excepción de Milovanovic por Elonu para finalizar el cuarto e intentar dar un nuevo apretón. Beard puso el +20 también desde 6,75 y le respondió Izaskun García para entrar ya en los últimos instantes el cuarto en que los colegiados se cobraban la tercera falta de Milovanovic -en ataque lo que podría haber sido un 2+1-. Así acabó se fue al descanso Avenida, con +16 a su favor.

 

Erika dominó bajo el aro (Foto: Teresa Sánchez)

 

En Copa, como en Liga o en Euroliga y Avenida ya lo ha vivido este año, no hay que fiarse asi que en vestuarios seguro hubo toque de atención sobre no pensar más allá de esos veinte minutos. No tanto lucirse y aumentar la ventaja como mantener lo conseguido con el reparto de esfuerzos justo. Silvia Domínguez manejaba el partido a su antojo, dominaba Elonu -aunque se le salieron varios lanzaimentos de los que no se le suelen escapar-, y, sobre todo encontraba en Givens los puntos al contraataque tras robo que machacaban una y otra vez a Gernika. 

 

Cualquier atisbo de que el partido se enrareciera, como un conato de enfrentamiento entre Asurmendi y Salvadores, se cortaba rápido desde el banquillo. Todo atado y bien atado. Acabó el cuarto con triple de Salvadores, tras el respiro vuelta a la cancha, y marcador 29-54. Visto para sentencia aun con diez minutos por jugar.

 

Tiempo que aprovechó Ortega para repartir minutos y dar descansos, que permitió a Salvadores soltarse en ataque, sumar a Milovanovic y maquillar un poco el marcador a un Bizkaia que nunca tuvo opciones porque Perfumerías Avenida no se lo permitó.