Perfumerías Avenida se construye su propio puente de plata hacia la victoria

Wheeler defiende a Anna Suárez (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Perfumerías Avenida vence con claridad a Ferrol (87-63), escatimando poco en el esfuerzo pese al desgaste. Cuando el equipo se pone se construye su propio puente de plata hacia la victoria. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

87 PERFUMERÍAS AVENIDA (20+32+14+21): Adaora Elonu (5), Laura Gil (4), Erika Wheeler (16), Krisy Givens (3), Gabriela Marginean (14) -cinco inicial-, Silvia Domínguez (8), Jelena Milovanovic (8), Ángela Salvadores (9), Laura Quevedo (8), Tijana Krivacevic (12). 

 

63 UNI CENTER FERROL (16+16+12+19): A. Suárez (16), B. Sánchez (8), M. Pérez Araujo (8), M. Lyon (12), S. Barbee (6) -cinco inicial-, A. Calvo (4), P. Cabrera (0), P. Cuiña (0), V. Kesanen (9).

 

ÁRBITROS: Francisco José Zafra Guerra y Nicolás Murillo Khon

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la séptima jornada de Liga disputado en el pabellón de Würzburg.

Se intuía que el partido podía no ser cómodo de inicio para el equipo salmantino, espeso mentalmente después de una semana muy intensa. Cambiar el ‘chip’ de Euroliga a Liga no es sencillo por cosas tan simples como el criterio arbitral. En España es imposible pensar que se permita una intensidad como la que se da en Europa y, de hecho, por eso Avenida se vio en seis minutos cargado ya con cinco faltas por una a su favor.

 

Tampoco es lo mismo, por mucha concentración que se quiera tener, plantarse ante Ekaterinburg que ante cualquier otro y durante los primeros minutos el gran problema de las locales es que insistieron en exceso en su tiro exterior, como sin intención de desgastarse en la lucha por dentro desde tan pronto. Los primeros puntos de Wheeler encontraron respuesta del equipo gallego, intenso y con jugadoras valientes como Suárez y Araujo, sin problema alguno para jugársela en el uno contra uno.

 

Ortega paró el partido con apenas cuatro minutos jugados y dio entrada a las ‘jefas’, Milovanovic y Domínguez, junto antes de que Ferrol se pusiera por delante por primera vez, 11-12.

 

Un par de buenos robos con canastas para Marginean y un 2+1 de Milovanovic y poco a poco se fue restableciendo el orden. Con la entrada de Salvadores y Quevedo, más frescas de piernas, también se ganó en intensidad atrás para acabar el cuarto cuatro arriba, 20-16.

 

Apretó el acelerador el equipo local en el inicio del segundo parcial. Un pim, pam, pum desde la línea de 6,75, con triples de Quevedo, Milovanovic y Domínguez, y en un visto y no visto la ventaja superaba la decena, 29-18.

 

 

Aunque trataba de resistir Ferrol con buenas canastas en suspesión de Lyon, Avenida ya circulaba con comodidad por la pista gracias a esa ventaja. Insistía Quevedo desde 6,75, animada a tirar desde la banda por Ortega pese a que alguno entraba. Se hundía la defensa visitante y había que insistir porque también el rebote era local. Un robo de Givens, un par de rebotes entre Gil y Krivacecic, acciones espectaculares de Wheeler, todas participando y los puntos subiendo al marcador local. 42 a falta de tres minutos y medio del descanso y es que este Avenida en crecimiento no solo defiende.

 

Cuanto más fácil lo hacía el equipo en ataque, más anotaba aunque ya con 21 puntos por delante había licencia para alguna acción para la galería que quizás evitó mayor ventaja al descanso. Aun así para entonces se podía pensar ya que el partido estaba en el saco, 52-32.

 

 

Si era difícil meterse en harina en el minuto 1, en el 21 y con 20 puntos de ventaja, más de lo mismo. Acciones cortando a canasta de Marginean para los primeros puntos pero algunas facilidades defensivas que en cuanto llevaron a Ferrol a situarse por debajo de los 20 puntos, en concreto 19, provocaron el tiempo muerto de Ortega. Dos puntos de Milovanovic, tan cómoda en Würzburg que parece que lleva una vida entera en Salamanca, y un triple de Domínguez y situación superada. 

 

Bajó la productividad ofensiva en ese parcial en el que ya se buscaba más lucimiento ante la grada, aunque Avenida seguía ganando parciales y mantenía resuelto el duelo. 

 

Salvadores arrancó el parcial con un triple, los primeros puntos que antes había buscado sin suerte quizás por exceso de ganas, y se soltó para regocijo de la grada que celebra todos sus aciertos y su desparpajo, aun cuando la edad y las ganas la llevan a presionarse más de la cuenta en ocasiones. Lo mejor de ese último tramo final fue precisamente verla tanto a ella como a Quevedo ganándose su tiempo y, de paso, permitiendo que otras compañeras más desgastadas puedan tomarse un respiro. Vital su trabajo para que este Avenida pueda seguir manteniendo el nivel. 

 

La victoria se fabricó durante todo el partido pero el final mereció la pena por ver al equipo involucradoe en el trabajo, cogiendo rebotes ofensivos, buscando acciones del agrado de la grada, arrancando el 'oh' de la grada con asistencias sin mirar como la que casi cerró el partido de Salvadores a Krivacevic.