Perfumerías Avenida se agiganta ante Nadezhda para dar un gran paso hacia la semifinal

Kim Mestdagh busca un pase durante el partido ante Nadezhda

Importante y amplia victoria de Perfumerías Avenida (68-85) en Oremburgo que se fraguó en un arranque de partido espectacular y en una segunda mitad en la que supo jugar con su ventaja y la mente del rival. 

 

FICHA DE PARTIDO

 

NADEZHDA (13+35+12+8): S. Ygueravide (10), A. Bentley (10), E. Cannon (16), A. Shilova (0), B. Jones (16) -cinco inicial- E. Fedorenkova (0), Y. Degtyarskaya (0), V. Medvedeva (12), K. Tikhonenko (4). 

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (33+21+21+10): Silvia Domínguez (18), Krisy Givens (8), Adaora Elonu (8), Angel Robinson (12), Erika De Souza (8) -cinco inicial-, María Asurmendi (2), Laura Gil (5), Kim Mestdagh (3), Dandra Moss (13), Laura Nicholls (8). 

 

ÁRBITROS: Aliaksandr Syrytsa (BLR), Ivana Ivanovic (SRB) y Wojciech Liszka (POL). 

 

INCIDENCIAS: Primer partido de la eliminatoria de cuartos de la Eurocup Women disputado en el City Arena de Oremburgo. 

Disputar una eliminatoria a dos partidos, en la que la diferencia de puntos es lo que acabará siendo decisivo, es algo a lo que no se está demasiado habituado en baloncesto. Es como jugar un partido a 80 minutos en dos pistas distintas pero teniendo siempre presente en la cabeza que es importante estar bien desde el primer minuto porque cada canasta y cada punto pueden acabar siendo definitivos. Por eso, y más siendo visitante, era importante que Perfumerías Avenida entrara bien al partido frente a Nadezhda.

 

Ni el momento de ambos equipos ni la competición tenían nada que ver con lo vivido en los dos anteriores enfrentamientos pero a Avenida es imposible que se le hubiera olvidado el mal arranque tuvo en su anterior cita en Oremburgo y esta vez no iba a descuidarse. Ni muchos menos. 

 

De hecho el equipo salmantino firmó uno de los mejores cuartos de la temporada tras el 2-0 inicial de Cannon. A partir de ahí triple de Silvia Domínguez, dos robos de Givens, una canasta de Erika, otra de Elonu y un parcial de 0-13 en dos minutos. Importante para reforzar el estado mental del equipo y también para generar dudas en la mente de un rival que debía acostumbrarse a jugar por debajo e intentar controlar esa desventaja. En un primer momento no lo consguía, se precipitaba en sus ataques ante la excelente defensa de Avenida y daba más alas a su rival. 

 

A los cinco minutos el marcador indicaba 4-16 y era cuando el técnico local se animaba a solicitar su primer tiempo muerto. Si quería cambiar algo del partido le resultó casi imposible porque en las filas de Avenida las jugadoras tenían puesta la directa y al regresar del banquillo fue Robinson la que lo demostró con un triple.

 

La ventaja seguía aumentando y Avenida encontraba un nuevo triple de Silvia Domínguez cuando Nadezhda había logrado rebajar su desventaja a ocho puntos. Encontraba buenas soluciones el equipo salmantino que seguía, sobre todo, aplicándose en defensa, tanto presionante hasta mitad de cancha como bajo el aro con buenas ayudas. También cuando llegaron las rotaciones de manera que el final de primer parcial se acercaba y con él se alcanzaba el +20 para Avenida tras una canasta a aro pasado de Nicholls, 13-33. 

 

 

Quedaba mucho por delante y lo más lógico es que Avenida no pudiera mantener el nivel de acierto, forzando a su rival al desacierto, y así fue para poco a poco darse la vuelta la tortilla. La realidad es que un partido en Europa puede ser muy largo y si hablamos de una eliminatoria así, mucho más.

 

Nadezhda encontró a Bentley y sus primeros puntos coincidieron con un momento de atasco de Avenida frente a la defensa zona de su rival. El parcial 11-0 a favor de las locales las metía de nuevo 'en el fregao' y además se encontraban en este cuarto con un criterio arbitral que varió señalando como falta casi cada acción y enviando muy pronto a las locales al tiro libre.

 

Los puntos caían ahora con mucha más facilidad del lado ruso, más fuerte también al rebote ofensivo ganando segundas opciones, y con ello llegaba su evidente refuerzo moral. Un cambio de dinámica del que puede servir como ejemplo la última acción del cuarto con un balón a favor de Avenida en la banda con siete segundos por disputar. El descuido de las integrantes del equipo salmantino lo aprovechó Ygueravide con un escorzo casi imposible con el que dejó el marcador mucho más ajustado al descanso, 48-54. Dígitos altísimos, sobre todo en contra, para los que suele estar habituado Avenida. 

 

Respiro para recapitular porque el equipo salmantino había perdido una muy buena ventaja pero seguía por delante, a priori el primer objetivo y con eso tocaba saber jugar en la segunda mitad. Un pulso en toda regla fue el que mantuvieron ambos equipos en la reanudación del juego con un primer parcial de 0-6 para Avenida con respuesta 4-0 de las locales. En las filas del conjunto azul comenzó a ganar peso la presencia de Silvia Domínguez y eso, siempre, es buena noticia. La capitana comenzó a manejar el partido y también a sumar puntos desde larga distancia que permitían a Avenida volver a superar los diez puntos de ventaja. 

 

 

Los minutos avanzaban y había jugadoras, sobre todo en las filas de Nadezhda en las que se percibía cierto cansancio. Sin Ygueravide ni Bentley en pista, era un buen momento para que Avenida apretara atrás llevando a su rival a posesiones al límite. Sobre la bocina anotaba Nicholls antes de que Moss anotara tras un robo de Mestdagh que acabó dejando el duelo en un 60-75 para afrontar el último parcial. 

 

Ortega se guardó a sus 'bazas importantes' durante unos minutos más con buena respuesta de la supuesta segunda unidad que mantuvo la ventaja hasta que a cinco del final entraban en pista Domínguez, Elonu y la pareja interior inicial junto a Givens. El quinteto fresco para intentar finiquitar el duelo de la manera más favorable posible pensando ya en llegar al segundo capítulo de la eliminatoria con mucho más oxígeno que el rival. 

 

Con un +17 llegará Avenida a Würzburg. Una renta que antes del partido cualquiera habría firmado y que no es definitiva pero es un tren que ya no se puede dejar escapar.