Perfumerías Avenida recorta todas las espinas para dibujar un camino de rosas hacia la victoria

Erika de Souza coge un rebote espectacular ante la grada abarrotada de Würzburg (Foto: De la Peña)
Ver album

Primer partido de la final y primera y gran victoria (71-519 para Perfumerías Avenida que supo sortear un primer tiempo duro e igualado para arrasar, en las dos zonas, a Girona en la segunda mitad liderado por una Jelena Milovanovic tocada por la mano de los dioses.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (13+17+25+16): Silvia Domínguez (7), Jelena Milovanovic (30), Erika de Souza (6), Alana Beard (2), Chrissy Givens (7) -cinco inicial-, Adaora Elonu (13), Laura Gil (6), Gabriela Marginean (0), Laura Quevedo (0).

 

SPAR CITYLIFT GIRONA (14+14+13+10): Leo Rodríguez (6), Noemí Jordana (0), Artemis Spanou (6), Naignouma Coulibaly (6), Ifunanya Ibekwe (20) -cinco inicial-, Roso Buch (7), Haley Peters (6).

 

ÁRBITROS: Juan Manuel Uruñuela Uruñuela y Alfonso Olivares Iglesias. 

 

INCIDENCIAS: Primer partido de la Final de la Liga Endesa femenina disputado en el pabellón de Würzburg. Lleno. 

Por mucho que en Würzburg sea un olor de sobra conocido es imposible no apreciarlo cuando llega otra cita definitiva y el primer partido de una final de play off siempre lo es. Se respira en el ambiente en horas previas, se acentúa a media hora del pitido inicial y es absolutamente penetrante cuando el balón vuela en el salto como el que protagonizaron Coulibaly y De Souza. Perfume de rosas, aunque ya se sabe que esta flor siempre llega con espinas que hay que tratar de sortear. 

 

En un partido de tanta transcendencia lo habitual es que a los contendientes les cueste comenzar a respirar y de hecho la tensión se dejó notar en los primeros ataques de Avenida y Girona. Fallos en los lanzamientos de los dos equipos y primer problema serio de verdad para el local que en apenas tres minutos se encontró con las dos faltas de su 'center' De Souza, vital a priori en la batalla frente a Coulibaly.

 

Pocas sorpresas en el planteamiento inicial de ambos equipos, con defensa presionante de Avenida buscando el máximo desgaste a la base  rival y apuesta zonal y muy activa por parte de Girona con Milovanovic como encargada de romperla. La que devolvía los puntos era Ibekwe en el primer duelo individual que planteó el partido con mando en el marcador por diferencias mínimas de las visitantes gracias a su acierto desde 6,75 y a cuatro puntos de Peters que pusieron el 9-14. 

 

Al equipo salmantino le hacían 'la corbata' sus lanzamientos exteriores y no acababa de soltarse en ataque pese a segundas opciones tras rebote -Suris sentó a Coulibaly al irse De Souza al banquillo y equilibró el potencial por dentro-, aunque tampoco lo hacía Girona que también se encontró con su 'problema' con la lesión de Ibekwe en los últimos instantes del cuarto, 13-14. 

 

Ibekwe se llevó un buen susto tras sufrir un golpe en la rodilla

 

Se vio en el primer cuarto. No iba a ser un partido de rosas, más bien de espinas, trabado, con mucho juego subterráneo y necesidad de mano firme y en ese momento la que empezó a mecer la cuna fue Silvia Domínguez. Cinco puntos consecutivos de la base situaron a Avenida con su mayor renta hasta entonces, 23-16.

 

Ibekwe, tras el susto, pudo regresar a la pista en ese primer momento delicado de las suyas que respondieron con un parcial de 1-10 gracias a su control del rebote -de nuevo no acertaba Avenida en el tiro a media distancia y no encontraba posiciones interiores-, y a ataques ejecutados con rapidez. Milovanovic, desde 6,75, rompió la dinámica y Givens, con tremenda sangre fría y sobre la bocina, dejó a Avenida, aunque fuera por los pelos, por delante al descanso, 30-28.

 

Lucha sin cuartel por cada balón (Foto: De la Peña)

 

Como en el primer tiempo estrenó el marcador Milovanovic para las locales con un robo nada más reanudarse el juego. Tener una jugadora así, tan metida en faena, es fundamental y tocaba seguirla aunque aun había piezas por despertar como Elonu, sin fortuna de cara al aro en los primeros 20 minutos. Con seis arriba De Souza se tuvo que sentar de nuevo al cometer su tercera falta y justo después de haber puesto un tapón y haber anotado una canasta. Una pena pero estaban el resto y llegó el triple de Elonu para el 39-30 a 7'17" del final del cuarto. 

 

Con un 2+1 de Milovanovic -¿valdría que aportara algo de mi bolsillo y toda la capacidad de convicción posible para conseguir que se quedara?-, las locales superaron el +10, una renta clave en este tipo de duelos. El banquillo visitante buscó con una técnica un cambio de dinámica porque el partido se decantaba. De primeras le salió bien porque las locales no sacaron fruto en forma de puntos de esa acción.

 

Pero Avenida ya tenía guión y tenía tanto a Milovanovic como a Elonu con la podadora a punto, cortando la zona y sumando puntos. El parcial en contra del segundo cuarto era un aviso para que no hubiera confianzas así que mantener esa barrera de la decena era el objetivo antes del final del penúltimo asalto.

 

Silvia Domínguez penetra ante la defensa de Ibekwe (Foto: De la Peña)

 

Misión cumplida con creces, 55-41, y señales evidentes en el equipo visitante -Spanou encarada a los aficionados o Buch ante Milovanovic y Gil- de no encontrar soluciones.

 

Aun quedaba un capítulo por escribir y si en un partido así la pluma la maneja alguien como Milovanovic... Triple para que Avenida alcanzara los 60 puntos y el +17 a favor de las locales que en ella y en el resto siguieron encontrando soluciones en ataque y, sobre todo, una disciplina para trabajar en cada acción defensiva que explican porque este equipo se ha ganado crédito sea cual sea el resultado. 

 

El primer punto está conquistado pero esta es una historia acabada y hay más rosas que coger. Ya se sabe que el término de un viaje largo y peligroso no es más que el principio de otro, y luego de otro, y así, incesantemente, hasta que se pueda decir fin. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: