Perfumerías Avenida pone contra las cuerdas a Ekaterinburg que sentencia en el minuto final

Givens mira al aro ante la defensa de Griner (Foto: CB Avenida)

Perfumerías Avenida, con la baja de De Souza, cede ante Ekaterinburg y sus 'gigantes', 60-50, en un encuentro que consiguió llevar igualado hasta el último minuto. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

UMMC EKATERINBURG (16+12+10+22): O. Arthesina (0), A. Torrens (4), N. Baric (0), E. Meesseman (14), B. Griner (16) -cinco inicial-, E. Beliakova (15), E. Beglova (3), K. Toliver (8), L. Sanders (0), 

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (16+4+19+11): Laura Nicholls (9), Laura Gil (0), Adaora Elonu (2), Chrissy Givens (9), Silvia Domínguez (6) -cinco inicial-, Angel Robinson (6), Kim Mestdagh (5), María Asurmendi (3), Dandra Moss (8). 

 

ÁRBITROS: Jasmina Jurs (Serbia), Martynas Gudas (Lituania) y Charalampos Karakatsounis (Grecia)

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la novena jornada de la Euroliga Femenina 2018 disputado en el DIVS Sport Hall de Ekaterimburgo. 

Si siempre se asume que jugar frente a Ekaterinburg en su feudo es muy complicado, a Perfumerías Avenida se le ponían un poquito más difícil horas antes de iniciarse el choque cuando se confirmaba la baja de Erika De Souza, aquejada de un proceso vírico como alguna otra compañera aunque en su campo con total indisposicíon para saltar a la pista. El equipo salmantino perdía a su '5' con más peso en la zona precisamente para enfrentarse a un conjunto que tiene la 'center' más grande de toda la Euroliga, Brittany Griner.

 

De hecho este Ekaterinburg sin Diana Taurasi tiene en la pívot norteamericana ahora mismo su gran referencia. Todas sus jugadas de ataque parten con la premisa de buscarla como primera opción y luego ya se buscan alternativas desde fuera si se encuentran a alguien capaz de frenar los 2'06 de Griner. Así sucedió una vez arrancó el partido, aunque con lo que se encontró el conjunto ruso fue con un Avenida que en ataque fue dando respuesta a los puntos locales de Griner y Meesseman. Lo hizo durante todo el primer cuarto, con acierto exterior de Silvia Domínguez y Chrissy Givens y algunos problemas por dentro. Ahí superar a la torre de Ekaterinburg, que acumula muchísimos minutos en pista, se convierte en una auténtica aventura.

 

En cualquier caso aguantó bien el equipo de Ortega que finalizó los primeros diez minutos con dos puntos de Moss para situar el 16-16. 

 

Cuando se afirma que hay veces que perder una estrella rutilante puede venir incluso bien no se hace a la ligera, máxime cuando sucede, como esta temporada, que Taurasi había perdido el 'feeling' con el aro e incluso las ganas por jugar. Sin ella hay otras que pasan más tiempo en pista y quieren comérsela para aprovecharlos y ese, por ejemplo, es el caso de Beliakova que ganó en protagonismo en ataque y también atrás, porque en defensa también se aplica algo más el equipo ruso -sin excesos, por supuesto-, y eso al final se nota. La alero rusa anotó cinco puntos de manera consecutiva para dar a su equipo la primera ventaja, 25-18, y obligar a Ortega a pedir tiempo muerto.

 

 

Avenida había perdido algo de mano por fuera y por dentro o Griner o Sanders taponaban sus lanzamientos así que la anotación se frenó en seco durante ese segundo parcial que finalizó con un 2+1 de Griner y una canasta de Nicholls para dejar el duelo en 28-20. 

 

Cierto es que el equipo salmantino había encontrado dificultades para anotar pero una buena señal es que no se había ido del dueo, había matenido la concentración atrás y minimizado los daños. Una distancia asequible al descanso siempre da esperanza y lo que tocaba era mostrar la versión buena de los terceros cuartos porque así sí que podía haber posibilidades. Y vaya si la mostró e lequipo salmantino en un tercer cuarto muy completo en general.

 

Los primeros puntos de Givens, Elonu y Nicholls y el buen trabajo atrás dieron confianza al equipo que además se metía en partido, 28-27 y generaba dudas al banquillo local que rotaba jugadoras buscando un quintento con soluciones. Griner ya no llegaba tan fácil al tapón porque el desgaste físico acaba pasando factura ante los movimientos de Ortega repartiendo minutos entre 'las Lauras' y Robinson. La norteamericana empataba el partido, 31-31, e incluso Avenida se situaba por delante, 34-39 a dos minutos para acabar el cuarto que finalizó con un punto arriba, 38-39.

 

 

Había que jugarse el partido en diez minutos. Un cuarto en el que apareció la calidad de Meesseman para darle a su equipo los puntos que le permitieron coger el mando. Un poquito de mano en eso también tuvo el trío arbitral que dejó de pitar todo lo que sucedía en la zona de Ekaterinburg aunque al final está visto que eso es algo con lo que hay que contar en Euroliga y más en pistas donde nadie foráneo suele toser. 

 

Con cuatro abajo y tres minutos por jugar había que arriesgar en defensa y remar en ataque y, de hecho, a Silvia Domínguez literamente se le salió un lanzamiento triple con el que Avenida habría cogido el mando. Ahí se pudo escapar la última oportunidad porque e lequipo local encontró su particular rescate desde el tiro libre. Ahí y con los puntos de Beliakova cogieron el colchón que necesitaban para dar por atado. 

Noticias relacionadas