Perfumerías Avenida luce en cuanto se pone el mono de trabajo

Perfumerías Avenida recupera su mejor versión defensiva tras un flojo primer cuarto, para soltarse en ataque con velocidad y superar con claridad a La Seu en una pista en la que pocos mojan (51-69).

 

FICHA TÉCNICA: 

 

51 CADÍ LA SEU (19+7+8+17): Andrea Vilaró (1), Belén Arrojo (0), T. Meiya (16), Georgina Bahí (14), S. Brunckhorst (2) -cinco inicial-, M. Montoliu (4), N. Lo (5), Tania Pérez (0), J. Schimel (4)

 

69 PERFUMERÍAS AVENIDA (12+24+20+13): Silvia Domínguez (6), Erika De Souza (10), Laura Gil (4) Chrissy Givens (11), Gabriela Marginean (15) -cinco inicial-, Adaora Elonu (12), Jelena Milovanovic (6), Ángela Salvadores (0), Laura Quevedo (3), Carmen Miloglav (2), Alana Beard (0). 

 

ÁRBITROS: Susana Gómez y Antonio Manuel Zamora. Eliminaron por cinco faltas personales a Ángela Salvadores. 

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 14 de Liga disputado en el Palau Municipal de Esports.

Primera e importante victoria de 2017 que permite a Perfumerías Avenida mantenerse como líder sólido tras superar el escollo que siempre supone visitar la pista de La Seu. El equipo fue recuperando sensaciones a medida que fueron transcurriendo los minutos y encontró su mejor versión cuando encontró su mejor defensa, aun cuando hay jugadoras importantes que necesitan ir recuperando su sitio en la pista. Desde ahí remontó en un visto y no visto y con la misma rapidez sentenció

 

Si por algo se puede definir la pista de Cadí La Seu es por ser una lugar donde no se regala nada así que plantarse en el partido como lo hizo Perfumerías Avenida puede salir caro. Al equipo salmantino le costó desperezarse frente a un rival que quiso salir a morder desde el segundo uno y fruto de ello, pese al intercambio inicial de canastas, consiguió situarse por delante con una canasta de Bahí, 9-8. 

 

Fallón en ataque como frente a Nadezdha, con 4/14 en tiros de campo durante ese primer parcial, Perfumerías Avenida sumaba cinco pérdidas y tampoco encontraba su mejor versión atrás pese a las rotaciones que introducía Ortega buscando un quinteto más activo. Ni con un tiempo muerto enderezó el rumbo el técnico del equipo salmantino que venía como tras tres tiros libres anotados por Lo, La Seu se ponía con +7, ventaja que guardaría hasta el final del cuarto.

 

Como si entre un cuarto y otro hubiera encontrado el mono de trabajo, el equipo que saltó a la pista fue otro. Apostó por una defensa zonal 2-3, con Givens o Marginean situándose en línea con las interiores, y cortocircuitó el ataque local a la vez que conseguía lanzar varias contras de manera consecutiva para en apenas dos minutos empatar el partido con un parcial de 0-7 que se mantuvo abierto hasta el 0-11. Dominaba Elonu ahora en la zona de ataque, De Souza o Gil al rebote y corrían bien las alas bajo la dirección de Silvia Domínguez. 

 

Del 19-10 al 19-23 en apenas cuatro minutos y con ese dominio ahora sí se veía a un Avenida más cómodo pese a los intentos de La Seu por resistir. Un apretón final antes del descanso, con la mano de Elonu y Givens como principales armas ejecutoras y a vestuarios con un 26-36 que permitía encarar el segundo tiempo con optimismo, aunque sin ocasión al despiste. 

 

Y no se lo permitió el equipo de Salamanca. Ortega mantuvo un quinteto idéntico al que jugó casi todo el segundo cuarto -Gil y De Souza se repartieron los minutos pero las otras cuatro lo jugaron entero-, y arrancaron el cuarto con un 0-7 de parcial con cinco puntos de Silvia Domínguez y dos de Marginean. El técnico local se vio obligado a parar de inmediato un partido que ya se le escurría de entre las manos, pero Avenida siguió jugando serio fundamentalmente porque siguió dominando el rebote, defendiendo bien y corriendo. 

 

Silvia se pudo tomar unos minutos de descanso y el cuarto lo cerró Quevedo con un triple sobre la bocina para situar un ya inapelable, 34-56. De nuevo el rival por debajo de diez puntos de anotación.

 

Con el partido resuelto y el desgaste acumulado poco restaba por verse porque ya uno y otro miraban al reloj con ganas del pitido final. Quiso rotar Ortega a aquellas con más desgaste pero incluso dio algún toque de atención en el pertinente tiempo muerto ante la relajación por el partido resuelto. Posiblemente lo hiciera ya pensando más en el próximo y en las sensaciones que quiere que el equipo vaya recuperando, y por ahí también pasó el debut de Alana Beard, en una carrera en la que hay que salvar obstáculos pero en la que la meta real sigue estando a medio y largo plazo. 

Noticias relacionadas