Perfumerías Avenida, líder definitivo desde las trincheras

Preciosa bandeja de Alana Beard sobre el aro de Girona (Foto: De la Peña)
Ver album

Perfumerías Avenida acabará la Liga Regular en primera posición pase lo que pase en las dos jornadas que restan. Se lo ha ganado tras vencer  (67-60) a Spar Citylift Girona en un duelo de trincheras que supo jugar con piernas, corazón y cabeza, cuando hizo falta cada cosa. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (23+14+18+12): Silvia Domínguez (2), Jelena Milovanovic (16), Erika De Souza (10), Alana Beard (13), Chrissy Givens (10) -cinco inicial-, Laura Gil (9), Laura Quevedo (3) Adaora Elonu (4).

 

SPAR CITYLIFT GIRONA (19+13+14+14): Leonor Rodríguez (6), Noemí Jordana (6), Artemis Spanou (14), Naignouma Coulibaly (4), Ify Ibekwe (16) -cinco inicial-, Haley Peters (5), Kristina Alminaite (2), Helena Oma (0).

 

ÁRBITROS: Francisco José Zafra guerra y Javier Torres Sánchez. 

 

INCIDENCIAS: Partido aplazado disputado en el pabellón de Würzburg.

Que el partido era importante para ambos, incluso más allá de la clasificación, estaba claro y Perfumerías Avenida y Girona ofrecieron un duelo en el que se dejaron poco en la reserva. De desgaste, de lucha, de estrategias. Una 'guerra de trincheras' que sirve de aviso sobre lo que puede esperar en play off. 

 

Poco o nada se guardaron los dos equipos desde el pitido inicial. Girona había sorprendido en los arranques de los dos duelos precedentes de esta temporada así que Perfumerías Avenida estaba sobre aviso. Por eso no se demoró en responder a los dos triples con los que su rival inició el partido y lo hizo con seis puntos consecutivos de Alana Beard.

 

La norteamericana, junto a Givens vital para meter intensidad en el trabajo atrás desde el segundo uno, robó dos balones que no fueron los únicos 'birlados' al rival en ese arranque del partido en el que los dos intentaban atacar rápido aprovechando defensas por anticipación. Si Avenida encontraba bien a De Souza bajo el aro, el duo Spanou-Ibekwe se entendía también en acciones en continuación y así la igualdad no se rompía. El primero en parar el partido fue Ortega, al que no le gustaron esos despistes bajo el aro que facilitaron cuatro puntos de la griega.

 

Se vio que Girona traía deberes hechos sobre cómo superar la primera línea de presión local e intentaba salir a toda velocidad. Cuando lo conseguía sus puntos llegaban de forma más fácil y en ese toma y daca, a triple de Quevedo otro de Ibekwe, moría el primer cuarto con las locales cuatro arriba, su máxima renta hasta entonces, 23-19. 

 

Coulibaly y De Suza, un tremendo duelo bajo los aros (Foto: De la Peña)

 

El juego de ajedrez continuaba e igual que cuando Ortega quitó a De Souza, Suris retiró a Coulibaly, ahora los dos volvían a situar a sus cincos en pista. Son dos equipos que se tienen tomada ya la medida así que las emociones que prometen son serias. Como serio se puso el partido en el que los 'piques' -sanos-, empezaron a aparecer y cada balón se disputaba como si fuesa un tesoro y cada acción parecía la última de un partido empatado.

 

Protestas también desde la grada, sobre todo ante los movimientos de Coulibaly en la zona siempre con los codos rondando zonas de peligro. Aprovechaba la 'center' la permisividad sacando buenos balones a sus exteriores y desde ahí Girona sumaba para recuperar el mando, 31-32. Partidos así, por muy duros que sean, son los que gustan y en los que aparecen las buenas jugadoras. Cuatro puntos de Givens, después de dos buenas defensas del equipo, y Avenida le devolvió la moneda a su rival así que si antes paraba el partido Ortega, ahora lo hacía Suris. Un auténtico duelo de trincheras. 

 

Quevedo busca a Silvia Domínguez para el pase (Foto: De la Peña)

 

Givens -notabilísimo su partido otra vez, aunque eso ya no es noticia-, siguió sumando, otra canasta y un robo ante Leo Rodríguez para evitar que Girona anotara y así ganar el descanso con +5 para las locales, 37-32. 

 

Salió mejor en ataque Avenida con seis puntos consecutivos que le permitieron llevar su ventaja sobre la decena de la mano de Givens, De Souza y una Silvia Domínguez cada vez más cómoda, 45-34. Superando la defensa de Leo Rodríguez, la base asistía a Beard para que con un triple situara la máxima hasta entonces, 48-34, con apenas cuatro minutos disputados.

 

Ahora le costaba mucho más anotar a Girona, que tampoco podía correr porque Avenida atacaba bien y volvía a encontrar la 'mano caliente' de Milovanovic desde 6,75 para abrir un poquito más la brecha frente a un rival en el que varias jugadoras daban más sensación de mayor cansancio del que había en cualquiera de las locales. Y eso pese a que Ortega no tiraba de todo el banquillo y limitaba su rotación, eso sí constante, a siete u ocho. 

 

Aun así distaba mucho de estar resuelto el partido. Desde la línea exterior Girona acertó en tres ataques consecutivos con los que de nuevo se metió en partido bien dirigido por Buch que apostó por echar el resto jugando a toda velocidad. Con nueve de renta se quedó Avenida para afrontar los últimos diez minutos. 

 

Laura Gil anota bajo el aro (Foto: De la Peña)

 

Abrió Milovanovic el último cuarto con un 2+1 al que hubo que sumar un primer robo de Beard, con otra canasta para que Avenida volviera a coger espacio con +14 a su favor. Se trataba de saber mantener esa ventaja en un encuentro en el que a esas alturas los errores empezaban a sumar tanto como los aciertos

 

Que en estos partidos no te puedes fiar de tu sombra se demostró con el apretón final de Girona que llegó con la vuelta de Coulibaly a la pista para ganar presencia al rebote -extraño que no lo hiciera hasta los dos últimos minutos-. Se puso a seis a falta de uno para el pitido final sin que Avenida consiguiera anotar. Posesión visitante con 66-60 y muchas miradas a Jordana, que le puso un balón de oro a la pívot malí que no aprovechó bajo el aro. Ahí ya sí firmó la rendición Girona y Avenida se proclamó líder definitivo de la Liga Regular. Una batalla, ni mucho menos la guerra.