Perfumerías Avenida interpreta una sinfonía defensiva que le encumbra ante su gran rival

El primer duelo liguero entre Perfumerías Avenida y UniGirona fue claramente para el equipo salmantino, 76-53, en un partido en el que superó en todo a su rival pese a las bajas. Soberbio partido de Erika De Souza y Adaora Elonu. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (18+24+22+12): Adaora Elonu (15), Silvia Domínguez (12), Erika De Souza (21), Laura Gil (0), Chrissy Givens (5) -cinco inicial-, Laura Quevedo (13), María Asurmendi (0), Farhiya Abdi (4), Dandra Moss (6).

 

SPAR CITYLIFT UNIGIRONA (11+12+17+13): Nuria Martínez (2), Magali Mendi (2), Astou Traore (7), Nicole Romeo (9), Nadia Colhado (12) -cinco inicial-, Roso Buch (2), María Conde (0), Kristina Alminaite (6), Helena Oma (0), Shante Evans (13). 

 

ÁRBITROS: Ángel Lucas De Lucas e Iyan González Gálvez. 

 

INCIDENCIAS: Tercera jornada de la Liga Dia. Partido disputado en el pabellón de Würzburg de Salamanca. Los miembros de la Peña La Ranita, que cumple su 25 aniversario entregaron una placa conmemorativa al equipo visitante y también un recuerdo para las jugadoras locales. 

Es pronto, quizás demasiado, para evaluar la relevancia que tendrá a la larga el duelo disputado en Würzburg entre Perfumerías Avenida y UniGirona. A esta historia le quedan muchos capítulos, por un lado con mucha Liga Dia por delante y seguramente también con varios enfrentamientos directos entre ambos conjuntos pero hay que vivir del ahora y, por ahora, el equipo salmantino manda y lo hace con confianza.

 

Dos victorias en dos enfrentamientos, aunque hayan sido en Würzburg es algo que a la larga puede tener su peso psicológico y más si se piensa que el equipo salmantino ha ido a más ante este rival precisamente cuando menos recursos ha tenido porque no ha podido contar con varias de sus jugadoras, todas importantes y todas interiores. No jugó Nicholls, no jugó Robinson, se lesionó Gil y aun así Avenida comenzó a ganar este primer duelo liguero ante Girona por dentro y lo remató desde todas sus líneas. Acabó el partido al ritmo de los tambores de la grada entonando ritmos caribeños aunque en realidad lo que se interpretó en Würzburg fue una sinfonía defensiva desde la que creció para pasar por encima de un rival físicamente más mermado. El calendario también importa y hay que aprovecharlo cuando viene de cara. 

 

En la previa tenía en las filas de Avenida se mantenía la duda de la presencia de De Souza y Nicholls en el partido, ambas por problemas físicos y apurando sus posibilidades de jugar hasta el mismo calentamiento del duelo. Erika, MVP de la Supercopa, las despejó rápido e incluso salió de inicio sumando los cinco primeros puntos del partido e imponiéndose a Colhado. Una buena salida general, en defensa y al rebote con Elonu para reforzar ese aspecto permitió el primer parcial 7-0 roto con un triple de Romeo, aunque la buena vibración se quedó un poco tocada con la lesión de Gil, a la que se le fue el tobillo en una defensa.

 

Suris tuvo que parar el partido mientras Ortega introducía las primeras rotaciones para afrontar minutos en los que Girona buscaba transiciones más rápidas aprovechando que los tiros azules, ahora con la zona más ocupada, no entraban. Sí lo hicieron en el tramo final del cuarto, jugado sin '5'  -Nicholls y Gil lesionadas, De Souza respirando y Robinson a la espera-, con Elonu y Abdi emparejadas a Evans y Alminaite. Un 2+1 de la norteamericana de Girona dejó un 18-11 al finalizar el cuarto.

 

Ya había sido Avenida mejor que su rival en el primer parcial de la Supercopa y encontró una respuesta brillante en el segundo así que esta vez no hubo ni un mínimo de relajación. La apuesta por un equipo más físico le daba buen resultado a Ortega porque con De Souza, Abdi y Elonu en pista junto a Givens y Domínguez los cambios defensivos no daban respiro a las jugadoras de Girona que de nuevo eran reclamadas por su técnico al banquillo después de cinco puntos consecutivos de la capitana azul que llevaban la máxima al marcador, 27-15, a seis del descanso. 

 

Muy buenos minutos de dirección e interpretación defensiva que incluso permitían correr, algo difícil de ver en este tipo de encuentros, e incrementar la ventaja hasta el +16 a cuatro del parón. Consecuencia de la sobresaliente defensa, el ataque también iba porque el trabajo atrás de Avenida cuando sale bien es como la aspirina para el dolor de cabeza, el remedio más eficaz. Casi sobre la bocina, Romeo con un triple dejaba el partido en 42-23, encaminado para Avenida que debía rematar. 

 

Porque evidentemente Girona no podía, o al menos debía intentar evitar, dejar que le pasaran por encima y salió de vestuarios con más intensidad para anotar en sus dos primeros ataques y provocar el tiempo muerto de Ortega que no quería al rival en partido. El sosiego justo para interpretar que en ataque había que saber sacar las faltas ante el paso defensivo dado por Girona y un triple de Silvia Domínguez, al que sumó dos tiros libres, devolvieron el +20 a las locales. Y volvió la mejor defensa con Givens en primer línea, el dominio del rebote de De Souza, el triple de Laura Quevedo y la perfección en la figura de Elonu que siempre, desde el silencio, suma y suma. 

 

Erika De Souza, imparable para Alminaite y Colhado en otro gran partido (Foto: Teresa Sánchez)

 

Con +24 para Avenida, la cuarta falta personal de Elonu era la única piedra que se ponía en el camino trazado por las locales que se iban quedando justas de recursos por dentro pero lo bueno de una plantilla con múltiples 'navajas suizas' es la capacidad para duplicar puestos, así que tocaba esfuerzo para Erika y Abdi y rotacón de las exteriores antes de afrontar el tramo definitivo. Girona buscaba los triples de Romeo y una defensa en zona casi como recurso final antes de entrar ya en los últimos diez minutos, 64-40,  con triple de Quevedo. 

 

Poca historia quedaba por escribir más allá del orgullo de unas por evitar una derrota dolorosa por la diferencia y de la voluntad de las locales por dejar el último aliento para firmar un triunfo tan contundente como la sensación de superioridad dada ofrecida durante todo el duelo. Broche perfecto al partido el que pusieron De Souza y Elonu, para enmarcar el trabajo de ambas, referencias de un equipo donde lo bueno es poder encontrar una que diriga la orquesta cada día. 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: