Perfumerías Avenida hace magia y el infierno se convierte en cielo

Givens lanza a canasta tras penetrar ante las pívots del Fenerbahçe Parker y Gruda (Foto: De la Peña)
Ver album

Lo hizo. Una noche mágica más en Würzburg donde Perfumerías Avenida firmó un partidazo de principio a fin para ganar a Fenerbahçe (76-66) y ganarse la opción de disputar un tercer encuentro en Estambul. Por más difícil que sea, habrá merecido la pena. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (24+19+23+10) Adaora Elonu (11), Silvia Domínguez (4), Jelena Milovanovic (22), Erika De Souza (13), Chrissy Givens (11) -cinco inicial-, Laura Gil (7), Laura Quevedo (8), Gabriela Marginean (0).

 

FENERBAHÇE (12+16+17+21) Birsel Vardali (2), Candace Parker (12), Jantel Lavender (10), Sandrine Gruda (12), Alexandría Quigley (8) -cinco inicial-, Pelin Bilgic (6), Ayse Cora (5), Tugce Canitez (2).

 

ÁRBITROS: Ivan Milicevic (BIH), Jelena Tomic (CRO) y Paulo Marques (POR). Eliminaron por cinco faltas personales a Laura Gil. 

 

INCIDENCIAS: Segundo partido de la eliminatoria de cuartos de final de la Euroliga femenina disputado en el pabellón de Würzburg. 

Ha pasado más veces pero no deja de ser algo cercano a un milagro, cada vez menos pero aun lo es. Pasa que, en 40 minutos, el infierno se convierte en cielo. Infierno por el ambiente, por la temperatura que tanta pasión provoca dentro de un pabellón entregado a su equipo, a Perfumerías Avenida, que torna en cielo al alcanzar un triunfo para el recuerdo. Lo volvió a hacer el equipo salmantino, un partido para el recuerdo. Uno de esos que jalonan una historia de 25 años que sigue sumando capítulos y que ahora, por más difícil que parezca, quiere repetir en unos días en Estambul. Esa será otra historia para el recuerdo queda esta...

 

Una caldera efervescente. Que nadie vuelva a hablar de 'infierno turco' si no ha estado en el Pabellón de Würzburg cuando llegan las grandes ocasiones. El partido entre Perfumerías Avenida y Fenerbahçe lo era porque así se lo tomó el equipò y la grada que desde el pitido inicial, desde la presentación, elevó los decibelios hasta convertir en inaudible cualquier comentario de la persona sentada al lado. Una euforia propia de las ganas de animar y también de ese inicio de partido en que el equipo local, pese a fallar varios de los primeros ataques, comenzó muy intenso y consiguió ponerse al frente, 9-2, después de cuatro minutos de juego. Agresivas en la defensa a media pista y a la hora de atacar el aro, las de Ortega fueron las primeras en meterse en faena y Dikeoulakos llamó a las suyas al banquillo buscando un toque de atención. 

 

La defensa de Avenida era a cara de perro, esta vez incluso con las primeras rotaciones, como demostró el robo de Quevedo a Quigley nada más salir a la pista para poner el 13-4 en el luminoso. Más se crecía el equipo, más lo hacía la grada aun a sabiendas de todo lo que restaba por jugarse. Los +10 llegaban con un triple de Givens sobre la bocina, 15-5, aunque el reloj avanzaba lento y tocaba sentar a jugadoras como De Souza, dominadora del rebote hasta entonces. Por ella entró Gil que sumó dos capturas ofensivas y hasta dos 2+1, con canastones en ambos casos, para el 24-12 con el que finalizó el cuarto. Diez minutos bestiales, sin más. 

 

Parker y De Souza lucha por un rebote durante el encuentro (Foto: De la Peña)

 

Importantes la aportación ofensiva de 'las Lauras' -nada más reanudarse el duelo triple de Quevedo-, para dar respiro a las llamadas a tirar del carro. Y es que salía todo en ataque, aunque también Fenerbahçe intentaba ser más agresivo buscando a sus jugadoras grandes en emparejamientos desiguales y ataques muy rápidos para evitar a una defensa posicional con la que no podía hasta entonces. Dos aciertos bajo aro visitantes provocaron el tiempo muerto de Ortega y es que la ventaja, 32-21, había que defenderla parando el ritmo del rival como fuera. 

 

También buscaba algo similar Fenerbahçe que endurecía su juego por momentos, incluso forzando acciones que bordeaban lo antideportivo como un enganchón de Vardali a Silvia Domínguez o un golpe de Gruda a Milovanovic. Trataba de no salirse del partido el equipo local y la serbia puso el 37-23 con un acierto triple al que sumó otro en el último minuto con el que ya llegó la locura absoluta, antes de irse al descanso con 43-28. 

 

Gil defendida por Lavender y Parker realizó un gran primer tiempo lastrada por las faltas (Foto: De la Peña)

 

¿Quién no iba a esperar a un 'león herido' tras la reanudación? Avenida no y por eso importante anotar en los primeros ataques aunque Fenerbahçe también lo hacia. Ahora la defensa de las turcas era individual, casi pegatina, y en dos minutos y medio habían cometido las cuatro faltas pero el aviso de lo que esperaba era evidente porque no todo se iba a pitar. 

 

Hay jugadoras que pueden tener malos partidos, bajones durante la temporada, pero son jugadoras distintas cuya clase y competitividad las señala como líderes natas. Una de ellas es Jelena Milovanovic, que como en Estambul, sabe que hay momentos clave en los partidos. Lo era ese tercer cuarto con Fenerbahçe apretando, volviendo a la zona, así que sumó ocho puntos consecutivos para sostener la ventaja en un margen cómodo, 54-36. 

 

Faltaban más de cuatro minutos para el final de ese tercer parcial, Avenida también había entrado ya en bonus y se quedaba sin Gil eliminada, pero es que las sensaciones eran brutales, como el ambiente porque en Würzburg mordía todo el mundo, las cinco de blanco sobre la pista, el banquillo y la grada. Elonu desde el tiro libre puso el +20.

 

El banquillo y compañeras en la pista celebran una canasta de Gil (Foto: De la Peña)

 

Sólo desde el tiro libre encontraba soluciones Fenerbahçe ante la defensa de Avenida que con rotaciones cortas mantenía un nivel impresionante pese al esfuerzo ya de casi 30 minutos. Restaba el último 'punch'. Dar el golpe definitivo ante un rival que evidentemente ya iba a jugar a tumba abierta, a buscar faltas y a tirar de tres a la primera ocasión buscando a Bilgic, Quigley, Vardali o Parker.  

 

Diez minutos para sellar otra noche mágica. Los más difíciles, aquellos en los que hay que tener por igual la cabeza fría y la mano caliente. Quevedo, graduada de la noche, anotó un nuevo triple pero a partir de ahí empezó a pesar el partido, la presión. Fenerbahçe apretó mucho, subió líneas defensivas y recortó la diferencia hasta los +12 a falta de seis minutos y medio. Ahora anotaba todo y Avenida buscaba pausa sin encontrarla y precipitándose en exceso buscando puntos que le dieran aire. 

 

Otro tiempo muerto para afrontar los últimos cinco minutos con Dikeoulakos,  y sus jugadoras, apretando a los árbitros hasta límites sonrojantes sin castigo -aviso a navegantes, lo que espera en Estambul será terrible si es necesario-. Importante que llegaran los puntos de Elonu y Milovanovic y entrar en los últimos tres minutos con +12. Ahí ya no se iba a escapar. Celebraba Würzburg. El pabellón donde el infierno se transforma en cielo. 

Noticias relacionadas