Perfumerías Avenida despide 2017 en casa haciendo lo de casi siempre: Ganar

Laura Gil lanza al aro durante el partido ante Embutidos Pajariel (Foto: Diego Blanco)
Ver album

Victoria sin demasiados apuros ante Pajariel Bembibre (77-65) para ser cabeza de serie en la Copa de la Reina y para que Perfumerías Avenida despida 2017 ante su afición haciendo lo de casi siempre, ganar. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (20+21+21+15): María Asurmendi (2), Chrissy Givens (8), Kim Mestdagh (13), Laura Gil (10), Laura Nicholls (14) -cinco inicial-, Silvia Domínguez (2), Adaora Elonu (4), Laura Quevedo (0), Erika De Souza (17), Dandra Moss (8). 

 

EMBUTIDOS PAJARIEL (19+19+13+14) : B. Brown (25), A. Stanacev (10), L. Aliaga (8), K. Rakovic (10), E. Gustavsson (6) -cinco inicial-, E. Astrom (4), J. Pasic, B. Ndoye (2).

 

ÁRBITROS: Juan Ramón Hurtado Almansa y Salvador Patricio López.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 12 de Liga disputado en el pabellón de Würzburg. 

¿Cuánto iba a poder aguantar Embutidos Pajariel ante Perfumerías Avenida? Esa era la pregunta que rondaba en la cabeza de todos antes de empezar el duelo y es que si de normal Avenida debía con relativa facilidad este derbi regional, con la lesión de una de las principales referencias ofensiva del conjunto del Bierzo, no había margen para la sorpresa.

 

En las filas del equipo azul se pensaba en ganar pero también en intentar hacerlo ahorrando toda la energía posible para tener fuelle en el final de año que espera. De inicio un quinteto sin Silvia Domínguez y con el interior de nuevo en manos de 'las Lauras' que desde el principio se impusieron al rebote en los dos aros. 

 

Britanny Brown, una de esas llamadas jugonas que en un partido sin presión se sueltan, intentaba capitalizar las acciones de ataque del equipo visitante y lo hacía con acierto lo que impedía a Avenida abrir hueco después de irse cinco arriba, 11-6. De hecho de su mano Pajariel cogió confianza, igualó el partido e incluso se situó por delante ante un Avenida que no encontraba estabilidad con las rotaciones. Un triple de Moss sobre la bocina permitió al equipo salmantino acabar el cuarto uno arriba, 20-19.

 

El equipo salmantino no acaba de encontrar su 'tecla' atrás y Bembibre encontraba facilidades para lanzar y anotar, 20-24, y de esa forma el duelo avanzaba hacia el descanso moviéndose en márgenes muy cortos. A cinco del receso, el equipo de Ortega le metió una velocidad más a su defensa, cargó más el rebote, cogió Elonu protagonismo y se notó. Fue un esfuerzo de un minuto que le permitió llegar al 35-29 a 4'21" del parón y que obligó al técnico visitante a parar el partido. 

 

Elonu y Rakovic pelean por un balón (Foto: Diego Blanco)

 

De la mano de Brown, 17 puntos en ese primer tiempo, Bembibre se mantuvo en partido al descanso, 41-38, y además igualó también en rebotes y asistencias a su rival. Ya había respuesta para la pregunta inicial: Para ganar en una Liga a la que a ningun equipo le importa perder contra ti y eso les permite jugarse todo sin presión, hay que sudar. 

 

Laura Nicholls, que en los últimos paritdos ha conseguido ir encontrando su sitio, protagonizó los priemros aciertos en ataque en la reanudación y con sus puntos, un triple de Mestdagh y un robo y canasta de Asurmendi se alcanzaban por fin los +10, 52-42, a cinco minutos de que finalizara el tercer parcial. Entre siete y diez puntos se mantuvo arriba Avenida que ahora encontró sus puntos de la mano de Erika, con demasiados 'tiros' dados ante la defensa de Ndoye. 

 

Givens en penetración al aro (Foto: Diego Blanco)

 

El partido estaba ya en mano de Avenida aunque no acababa de romperlo. En cuanto apretaba 'de verdad' en dos defesas y en cuanto movía hasta encontrar a De Souza dentro todo fluía más fácil pero era como si el equipo entendiera que no había necesidad de echar el resto. Manterse ahí, con esa renta era suficiente porque incluso dando la impresión de no ser un gran partido los 70 puntos anotados a cinco del final indicaban que problemas, problemas, no es que hubiera. Una faena de aliño era suficiente. 

 

Y así hasta el final para sumar una nueva victoria, asegurar el puesto como cabeza de serie en la Copa de la Reina y poner el broche ideal a un 2017 casi perfecto en Würzburg.