Perfumerías Avenida, aun en cimientos, se marca un monólogo ante Quesos El Pastor

Perfumerías Avenida se apunta sin problemas y yendo de menos a más el primer duelo de la Copa Castilla y León ante Quesos El Pastor (39-82). Se ve aun un equipo en rodaje, con la asignatura de ganar en consistencia y perder timidez pero con argumentos para mirar al futuro con toda la ambición.  

 

FICHA DEL PARTIDO

 

Quesos El Pastor (6+13+13+7): Marina Lizarazu (7), Ainhoa López (0), Brianna Rchelle (11), LC Jenkins (8), Lina Pikciute (4) -cinco inicial-, María Montalvo (0), Celia García (7), Sara Hermosa (0), Ivana Kmetovska (2). 

 

Perfumerías Avenida (13+19+24+26): Silvia Domínguez (4), Farihiya Abdi (10), Erika De Souza (8), Krisi Givens (18), Dandra Moss (9) -cinco inicial-, Adaora Elonu (12), Laura Nicholls (6), Laura Quevedo (8), María Asurmendi (3), Laura Gil (4). 

 

Árbitros: Carpallo, Juan Gabriel y Borrego, Javier. Eliminaron por cinco faltas personales a Marina Lizarazu. 

 

Incidencias: Primer partido de la Copa Castilla y León de baloncesto femenina disputado en el pabellón de Würzburg. 

La curiosidad, las ganas de ver en directo qué pinta tiene el nuevo Perfumerías Avenida con algunas horas más de vuelo que en el primer compromiso ante Al Qazeres era aliciente suficiente para acudir a Würzburg más allá incluso del derbi ante el Quesos El Pastor o el propio resultado en pos del título regional. Muchas jugadoras que pueden hacer muchas cosas, esa es la impresión que deja el equipo aun cuando el partido ante el equipo zamorano fuera desigual, propio de pretemporada. 

 

Sobre el papel y en la realidad un duelo desigual por mucho rodaje que falte y por mucho que Avenida se presentara al encuentro con una carga notable en las piernas tras el Torneo con tres partidos disputados en Turquía. Una 'pesadez' que se notaba en el inicio del encuentro más en ataque, con varios lanzamientos bien seleccionados que se quedaban cortos, que en defensa donde la presión azul empezó pronto a poner en dificultades a las jugadoras de Zamora. Dos posesiones agotadas abrieron la puerta al primer tirón de Avenida cuando el primer parcial enfilaba hacia su final, 6-13. 

 

Con una canasta de Quevedo, que junto a Elonu subieron la intensidad por fuera lo mismo que con Gil por dentro emparejada con Pikciute, se reanudó el juego en el que Zamora cada vez tenía más dificultades para atacar o incluso hasta para lanzar a canasta. Se aplicaba atrás pero la impresión es que un poco más de acierto en el tiro de Avenida podía dejar resuelto el choque ya al descanso. 

 

Con rotaciones de dos en dos, Ortega exigía a sus jugadoras esfuerzos cortos pero intensos y en ese empeño Erika De Souza fue la que se metió en apuros con cuatro faltas con tres minutos aun para el descanso, 13-26. Fue un cuarto en el que la aportación ofensiva llegó sobre todo de la mano de una Givens que tiró de recursos, desde 6,75 y en penetraciones. Aun así, hasta el descanso 19-32, los errores e imprecisiones presidían un choque en el que también sobraban, porque impedían que cogiera ritmo, las interrupciones por las continuas faltas señaladas por la dupla arbitral. 

 

 

El tercer cuarto sirvió para confirmar la tremenda superioridad de Avenida que con su presión defensiva ahogaba a Zamora. El equipo naranja trataba de responder con dureza atrás, a veces al límite y se sucedían los acciones de tiro libre para las locales que continuaban con una rotación que con jugadores versátiles se multiplica. Aun tímidas algunas de las jugadoras a la hora de 'tirársela', las más veteranas en Würzburg asumían el papel de dar el estirón definitivo para dejar ya todo finiquitdado al final del tercer parcial, 32-56. 

 

Los últimos diez minutos fueron, incluso más que antes, un monólogo azul, con algunas acciones brillantes sobre todo protagonizadas por Elonu, Domínguez y Givens, y acompañado por aplausos de un Wüzburg que por ahora sólo puede vislumbrar al equipo cuyos cimientos empiezan a secar para asegurarse solidez cuando empiece a crecer.