Perera a planta, pero sin visitas

Perera sufre una grave cogida en La Glorieta. (Foto: Carlos Perelétegui)

El motivo por el que los médicos han tomado esta decisión, es porque quieren que esté moralmente apoyado por los suyos y se encuentre fuerte para afrontar la recuperación que aun tiene por delante.

El diestro Miguel Ángel Perera ha abandonado la UCI del Hospital Santísima de Trinidad Salamanca, aunque en un régimen de visitas restringido tan solo 48 horas después de la gravísima cogida que sufrió en la Feria Taurina 2015. Solo su mujer, Verónica Gutiérrez, hija de el Niño La Capea, y su familia podrán ver al matador ya que tendrá que llevar los mismos cuidados que si estuviera en la UVI. 

 

No obstante, a pesar de que el torero de la Puebla de Prior esté descansando ya en una habitación de planta, no significa que no le vayan a seguir vigilando las heridas. Por el momento sigue sin aparecer la fiebre, dato a su favor ya que significa que no sufre ningua infección.

 

El motivo por el cual los médicos han tomado esta decisión, es porque quieren que esté moralmente apoyado por los suyos y se encuentre fuerte para afrontar la recuperación que aun tiene por delante.

 

 

 

Noticias relacionadas