Peñaranda: agua para cien días si no llueve antes de final de año

Presa del pantano del Milagro, del que se abastece Peñaranda en exclusiva.

La localidad es la población grande con más problemas de toda Salamanca. Se abastece de un pequeño pantano, pero hace semanas que ha tenido que recurrir a un sondeo que funciona por las noches. Si no llueve, habrá restricciones al consumo doméstico.

La falta de lluvias le está complicando la vida a muchos municipios en Castilla y León, y en Salamanca probablemente la población más grandes con problemas es Peñaranda de Bracamonte. La prolongada sequía, la ausencia casi total de precipitaciones desde hace semanas y el hecho de que su abastecimiento dependa por completo de un pequeño pantano convierten el suministro de agua en una preocupación constante para el Ayuntamiento. Tanto, que tiene reservas hasta febrero, unos cien días, siempre y cuando no llueva antes de final de año. Si no es así, habrá restricciones.

 

Peñaranda se abastece de un pequeño pantano, El Milagro, que está en la provincia de Ávila (en el término de Mirueña de Infanzones), pero a unos 25 kilómetros de la localidad salmantina; toma el agua del río Almar. En los últimos tiempos se ha acometido una importante inversión para cambiar las tuberías y acabar con los problemas de averías y cortes de suministro que causaba la línea desde el pantano hasta el municipio, lo que redundará en la mejora de la eficiencia en el consumo de agua.

 

Con un hectómetro cúbico de capacidad, es un embalse pequeño, pero suficiente para las necesidades de la población que toma todos sus consumos de esta reserva. El problema es que su nivel es muy bajo. Según confirma la alcaldesa de la localidad, Carmen Ávila, se encuentra al 26,21% de su capacidad, cerca de su límite porque no se puede consumir toda la reserva. Según el dato de la CHD, contiene 398.000 metros cúbicos en la actualidad.

 

Ante esta situación, en junio el municipio sacó un bando en junio con consejos para el ahorro de agua. Además, se tomaron algunas medidas. La fuente de la plaza principal tiene cortado el agua desde hace meses y también se ha limitado al mínimo imprescindible el riego de parques, lo suficiente para que no se sequen. Pero ni con esas es suficiente.

 

Ha habido que recurrir a un sondeo con el que se cubren parte de las necesidades del municipio. Ya hace semanas que se ha empezado a recurrir a este sondeo, que se abre durante toda la noche; da unos 50-60 metros cúbicos/hora. Las nececesidades totales de Peñaranda ronda los 70 metros cúbicos/hora, pero sube al centenar en verano. Peñaranda consume unos 81 metros cúbicos/mes, con lo que los cálculos de la CHD se aproximan a los cuatro meses de reservas o menos si no hay aportaciones al río Almar, y teniendo en cuenta que no se puede agotar hasta el fondo porque dificulta la depuración.

 

"Si entre noviembre y diciembre no llueve, tendremos que tirar más horas del sondeo y, como último extremo, se tomarían medidas más restrictivas", reconoce Carmen Ávila, que espera no tener que llega a ese punto. Sin embargo, admite que la previsión es contando con el pantano del Milagro y el sondeo, haya suministro seguro hasta enero-febrero y que si no llueve se tendrían que tomar más medidas.

Noticias relacionadas