Pedro Sánchez, como un avión