Pedro Díaz y sus morosos engrosan su deuda con MercaSalamanca hasta los 1,4 millones de euros

Pedro Díaz, presidente de empresa que edita La Gaceta y uno de los empresarios que le deben dinero a MercaSalamanca. Foto: De la Pea

El empresario y sus afines de la ZAC siguen sin pagar por usar el mercado mayorista a pesar de las reclamaciones judiciales.

Las deudas, un fallido 'pelotazo' con sus antiguos terrenos y la falta de actividad suficiente están arrastrando MercaSalamanca al abismo. Pero al margen de las decisiones políticas, hay un factor que está contribuyendo de manera decisiva a acentuar la crisis del mercado de mayoristas: la actitud de algunos de los 'empresarios' que utilizan sus servicios. Se trata, en concreto, de Pedro Díaz y de 'sus' morosos, empresarios de la zona reservada a la actividad cárnica, la ZAC, que deben desde hace años una importante cantidad a la sociedad municipal y que no pagan.

 

Cuando TRIBUNA sacó a la luz el asunto, la deuda era de un millón de euros. Sin embargo, y tras otro año de impagos, ha crecido un 17%. En total, roza los 1,4 millones de euros según ha informado el concejal socialista Fernando Vegas. Los deudores están denunciados en los juzgados, pero los procesos no se han resuelto y estos han seguido sin pagar, engrosando la deuda.

 

El asunto lo sacó a la luz TRIBUNA en mayo de 2017. Los gobiernos del PP en el Ayuntamiento de Salamanca habían perdonado durante años a varios mayoristas una importante deuda por cuotas impagadas en MercaSalamanca. El agujero rondaba el millón de euros. A la cabeza, el presidente de la empresa editora de un diario local, Pedro Díaz, que a través de dos de sus empresas debía la mitad de la cantidad total.

 

Díaz era el cabecilla del grupo de morosos, unidos por pertenecer a la ZAC, y como tal intentó lidiar la situación con la complicidad del presidente de la Cámara de Comercio, Benjamín Crespo. Crespo auspició una reunión en la que se intentó variar la postura de los grupos de la oposición.

 

El intento le salió mal gracias, entre otras cosas, a la actitud decidida de la oposición en el Ayuntamiento, que obligó a que el equipo de Gobierno llevara a los juzgados a los morosos. Pese a las presiones de Díaz, fueron firmes: "Que paguen". Desde comienzos de este año han empezado a pasar por los juzgados para responder de las correspondientes denuncias emitidas por MercaSalamanca, que puso fin a años de permisividad.

 

En total, son catorce las empresas de la denominada Zona de Actividades Complementarias (ZAC) del mercado mayorista, hecha para el sector agroalimentario en su día, las que debían 1.085.646,18 euros en diversos conceptos y de varios años, deuda que no ha prescrito y se puede reclamar. Los deudores son propietarios de parcelas de esta zona específica del MercaSalamanca, en la que sólo una empresa está al día. 

 

La situación ha llegado hasta aquí porque han contado con la permisividad del PP en el Ayuntamiento. Tras desvelar TRIBUNA los impagos, todavía Rodríguez manifestó su intención de solicitar el pago por vía amistosa, justo lo contrario de lo que considera necesario la auditoría interna que revelaba los impagos, en la que se pone de manifiesto la irracionalidad de mantener estas deudas.

 

El mayor deudor es Díaz con una de sus empresas, que debe medio milón de euros a finales de 2016, sin actualizar lo acumulado este año. Se reparte entre los 327.689,09 euros que debe Asocarsa; según la última inscripción en el registro mercantil de esta empresa (septiembre 2014), el empresario es actualmente vicepresidente primero de esta sociedad. Y en los 184.525,38 euros que debe Ferpal, sociedad de la que Diaz es administrador único.