PEÑARANDA. Los lectores podrán probar en casa el libro electrónico durante diez días

Territorio e-Book. La iniciativa se enmarca en un programa respaldado por la Sánchez Ruipérez y la Universidad de Salamanca.
Cecilia Hernández

Los e-books o dispositivos electrónicos de lectura serán protagonistas este verano en la Biblioteca municipal de Peñaranda de Bracamonte. A partir de mañana, 1 de julio, los usuarios de la sala de adultos podrán sacar en préstamo, durante diez días, carteras en las que encontrarán un libro electrónico, además de libros en formato tradicional, un itinerario de lectura y, finalmente, un cuestionario que deberán rellenar al finalizar el préstamo, ya que esta iniciativa está enmarcada dentro de las actividades de Territorio e-Book, el programa de investigación sobre lectura en dispositivos electrónicos que se está llevando a cabo desde la Fundación Germán Sánchez Ruipérez de la localidad y otras instituciones como la Universidad de Salamanca.

Como explicó ayer la subdirectora del Centro de Desarrollo Sociocultural, Florencia Corrionero, los libros electrónicos ya se están prestando en otros lugares de España, pero la propuesta peñarandina cuenta con el apoyo de los expertos de Territorio e-Book, que ya ha visto finalizada su primera fase, en la que un grupo de usuarios de la biblioteca, mayores de 55 años, leyeron –electrónica y tradicionalmente– El manuscrito de piedra de Luis García Jambrina.

Animación a la lectura
También la bibliopiscina, que abrirá sus puertas mañana, será lugar de lecturas electrónicas, ya que los visitantes de las piscinas municipales tendrán a su disposición carteras con e-Books, aunque desde allí no podrán sacarlas en préstamo. Otra novedad de las lecturas más veraniegas de la Biblioteca peñarandina es el cambio de horario: este verano la bibliopiscina abrirá de lunes a domingo, de 16.00 a 20.00 horas, para dar servicio a todos aquellos que sólo pueden acudir a darse un baño durante los fines de semana.

En cuanto a la programación de la sala infantil de la Biblioteca, que, como todos los años, se implicará de lleno en la animación a la lectura de los más pequeños, hay que señalar que estará protagonizada por el Juego de la Oca, como forma de introducir a los niños en la historia oculta del Camino de Santiago, que este 2010 tiene una especial relevancia al tratarse de Año Jacobeo.

Exposiciones en el zaguán
Además a lo largo de julio se podrán contemplar dos exposiciones en el zaguán del CDS sobre el mismo tema, lo que constituye, como expresó la subdirectora del centro, una novedad, ya que normalmente, durante julio no se programaban exposiciones en Peñaranda.

La primera de las muestras procede de la Fundación Joaquín Díaz, de Urueña, la villa del libro de Valladolid, y está compuesta por 30 tableros del juego de la Oca de diversas épocas y orígenes, mientras que la segunda exposición, organizada por la Junta de Castilla y León, está basada en la fotografía de diferentes lugares del tradicional Camino de Santiago.