Pautas para un teletrabajo sano: quién paga los equipos, cuántos días, con qué jornada y qué hogares no valen

Gobierno, empresas y sindicatos se lanzan a regular el teletrabajo, adoptado de emergencia durante el confinamiento. Estas son las principales cuestines que hay que abordar.

El Gobierno ha iniciado un proceso para elaborar la primera Ley del Trabajo a Distancia, el nombre que se le dará a la modalidad del teletrabajo. La irrupción del coronavirus y la decisión del confinamiento han obligado a muchos empleados a trabajar en casa y a muchas empresas a asumirlo, pero lo que ha sido una emergencia deberá regularse para que esta modalidad de su verdadera cara, con más ventajas que inconvenientes, aunque también necesitará de un cambio de mentalidad.

 

Según el primer borrador, los empleados que teletrabajen tendrán derecho al "horario flexible" y podrán "alterar" dicho horario respetando la normativa sobre tiempo de trabajo y descanso. Además, el texto normativo fija que los costes que conlleve para el trabajador el desarrollo del trabajo a distancia deberán ser sufragados en su "totalidad" por la empresa.

 

La experiencia de estos meses alumbra algunas medidas y recomendaciones que nacen de las guías publicadas por el Ministerio de Trabajo, las de las empresas, las pautas de la futura ley y también los casos de éxito y los abusos que han llevado a muchos trabajadores a rechazar seguir teletrabajando. Así tiene que ser el teletrabajo para ser sano.

 

Espacio. El espacio físico elegido en el domicilio para teletrabajar debe ser parecido al puesto de trabajo en la medida de lo posible. El objetivo es procurar mantener una postura adecuada y disponer del espacio necesario. Es conveniente que la empresa visite el lugar y compruebe si es un sitio adecuado para trabajar, incluso en términos de riesgos laborales. Se recomienda mesa de trabajo, silla de oficina y cuidar la altura del teclado y la pantalla.

 

Horario. Según el Ministerio de Trabajo, la empresa debe intentar que el trabajador establezca un horario de trabajo: establecer unos hábitos y un horario ayudará a centrarse y concentrarse y favorecerá el descanso mental y físico necesario para el organismo. Se recomienda acordar en qué momentos puede el trabajador atender a sus responsables y en qué momentos está ocupado con las demandas personales o familiares.

 

Equipos. Para la realización de actividades laborales, es recomendable que los trabajadores dispongan de herramientas suficientes para poder llevarlas a cabo: imprescindible teléfono, ordenador y conexión a Internet. En una guía el ministerio pedía busca una solución contando con la colaboración de los trabajadores, pero ahora la nueva ley marca que la empresa debe hacerse cargo de la totalidad de los costes que provoque el teletrabajo: habrá que pautar tipo y características del material informático (pantallas más o menos grandes, ordenadores más o menos potentes) o si incluye el mobiliario.

 

Jornada. ¿Cuántos días se puede teletrabajar? No más de cuatro días de teletrabajo a la semana, y que la jornada no supere la normal, esa parece la pauta que quieren empresarios y sindicatos ya que hay cosas que se tienen que seguir haciendo en equipo. Es la práctica más habitual en instituciones y grandes empresas.

 

Pausas. En el ámbito laboral se recomienda, en condiciones ideales de trabajo, que se hagan descansos de 10 minutos cada hora de trabajo y siempre antes de que aparezcan los primeros síntomas de fatiga. Posiblemente, en situación de teletrabajo habrá que incrementar el número de pausas: no es descabellado recomendar pequeños ejercicios físicos para evitar el sedentarismo.

 

Luz y ruido. Es recomendable que se disponga, en la medida de lo posible, de luz natural y, si es necesario, que complemente el nivel de iluminación con una fuente de luz artificial. Un entorno sin ruido permite concentrarse y evitar interrupciones. Ambos factores, cuando no son adecuados, aumentan la fatiga tanto física como mental.

 

Ventilación. Es importante ventilar el espacio de trabajo. También se deben controlar la temperatura y la humedad relativa. El ambiente térmico es importante: que intente mantener una temperatura confortable en su casa (entre 20 y 26ºC). El ministerio recomienda a las empresas preocuparse por si el trabajar padece alergias, dermatitis, sequedad en los ojos y la garganta o dolor de cabeza.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: