Patronal y sindicatos no esperan más por Mañueco y reactivarán el diálogo social de inmediato

Imagen de la única reunión de la mesa del diálogo social de Salamanca, el pasado día 23 de julio.

CCOO, UGT y Confaes se saltan el bloqueo del alcalde y después de Semana Santa forzarán la primera reunión en ocho meses. Fecha tope, el día 1 de mayo.

Los sindicatos UGT y CCOO y la patronal Confaes no están dispuestos a esperar más y convocarán antes de que acabe marzo la mesa del diálogo social de Salamanca a pesar de la actitud de bloqueo del alcalde, Alfonso Fernández Mañueco. Ese es el objetivo de las tres partes fundamentales de esta mesa, que han agotado su paciencia y está de acuerdo en que no se debe demorar ni un minuto más porque lleva casi ocho meses parado: su única reunión fue el 23 de julio.

 

Los dos sindicatos mayoritarios y la patronal están, según ha podido saber TRIBUNA, de acuerdo en que hay que reactivar el diálogo social de manera inmediata. El plan es reunirse en breve y tramitar la convocatoria de la próxima reunión de la mesa tripartita entre las centrales, la confederación de empresarios y el Ayuntamiento de Salamanca. El objetivo es fijar una fecha a partir del día 28 de marzo y, a poder ser, reunirse de manera inmediata. La fecha tope que han puesto es el día 1 de mayo: es la línea roja marcada por los sindicatos, que quieren llegar a Día del Trabajo con este importante foro de nuevo en funcionamiento. Están habilitados para hacer la convocatoria como integrantes de la mesa.

 

Patronal y sindicatos van a ir de la mano para saltarse el descarado bloqueo que el alcalde de Salamanca está intentando levantar. Para ello, Fernández Mañueco ha apostado sin disimulos por una nueva asociación de empresarios y pretende incluirla en el diálogo social. De hecho, ha expresado en una carta a sindicatos y Confaes su deseo de contar con esta asociación. 

 

Eso sería una flagrante ilegalidad ya que la normativa regional marca que son los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, y la patronal autonómica, Cecale, quienes forman parte del diálogo social; la patronal regional habilita a quien tiene la representatividad, y en el caso de Salamanca designa a Confaes. Y los sindicatos salmantinos ya han dicho que sólo les vale Confaes para sentarse en la mesa.

 

En estos mimos términos se formó el diálogo social de Salamanca el pasado mes de julio. Tras toda una legislatura parado por voluntad del alcalde, que no quiso ponerlo en marcha, se constituyó con CCOO, UGT y Confaes y estas tres partes se niegan a incluir a nadie más. De hecho, el propio alcalde negó la presencia de los grupos de la oposición a pesar de estar en minoría, alegando que por ley debe estar representado el Ayuntamiento, y que debía ser sólo con el equipo de Gobierno. Por lo tanto, ampliar la representación como pretende Fernández Mañueco sería incoherente.