Patrimonio evaluará el proyecto de consolidación del convento de las Catalinas que adquirió el Ayuntamiento por 6 millones
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Patrimonio evaluará el proyecto de consolidación del convento de las Catalinas que adquirió el Ayuntamiento por 6 millones

Imagen aérea del convento de Santa Catalina de Siena de Valladolid, adquirido por el Ayuntamiento. TRIBUNA

A punto de concluir la redación del proyecto de consoliación de este convento. Más tarde se definirán los usos, aunque se baraja el cultural, social, deportivo e incluso hotelero.

Hace ya más de dos años que el Ayuntamiento adquirió el céntrico convento de Santa Catalina de Siena por valor de seis millones de euros con el fin de darle un uso dotacional y cultural. Ahora, según ha podido conocer TRIBUNA se trabaja en la finalización de la redacción del proyecto de consolidación del histórico cenobio fundado en 1488.

 

Así lo ha adelantado a este periódico el concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia. “En la actualidad se finaliza la redacción del proyecto que tendrá que pasar posteriormente por Patrimonio para su aprobación”. Dice el teniente de alcalde que el objetivo es de rehabilitar el espacio, especialmente la zona más castigada por el paso del tiempo, con un presupuesto que ronda los 700.000 euros. “Se quiere consolidar el bloque donde se encontraban las celdas de clausura, que es el que peor se encuentra en la actualidad”.

 

Se trata de la segunda fase que dibujaron los responsables municipales tras su adquisición en 2018.En primer lugar se hizo un inventario y un levantamiento topográfico exquisito”, dice Saravia, quien también confirma que en la actualidad trabajan en este espacio de más de 10.000 metros cuadrados, con entrada en la calle Santo Domingo de Guzmán, profesionales de la arqueología. “Han aparecido muchos restos óseos y multitud de enterramientos en la zona de los patios”, explica.

 

Asimismo, la idea del Consistorio es construir un nuevo edificio en la zona de huertas, que tiene un espacio de 4.000 metros cuadrados, que sea polivalente y con un uso dotacional. No obstante, esta actuación tendrá que tener el visto bueno de Patrimonio. El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, recuerda que en 2007 la comunidad de dominicas propietarias del conjunto solicitaron licencias para construir una residencia de mayores y obtuvieron todos los permisos para hacerlo en un edificio de nueva planta colindante al monasterio.

 

Saravia insiste en que la actuación sigue los pasos diseñados y será tras la redacción de este proyecto y cuando Patrimonio de luz verde a la actuación, cuando el Equipo de Gobierno defina los nuevos usos a los que se destine este edificio conocido en valladolid popularmente como el convento de las Catalinas. El propio alcalde, en una visita al espacio en febrero de 2018, adelantó que la idea del Ayuntamiento era la de un uso combinado. Se intentará aprovechar el inmueble al máximo, garantizando su sostenibilidad, con usos culturales, museísticos, sociales, deportivos y hasta cabe un uso hostelero”, decía entonces el alcalde.

 

No se descartaba entonces que pudiera ser la sede de instituciones como la Fundación Delibes o de la Junta de Cofradías de Semana Santa “pero también que tuviera "un uso museístico, un espacio para mayores y jóvenes, zonas de estudio, bibliotecas infantiles e incluso hasta una piscina”, decía Óscar Puente en febrero de 2018, quien ponía como ejemplo La Alhóndiga de Bilbao.

 

Las monjas dominicas abandonaron el gigantesco inmueble en 2009. Casi diez años después el alcalde aseguraba que era “un ejercicio de responsabilidad” adquirir el conjunto para la ciudadanía de Valladolid. “No se podía dejar abandonado ni perder de recuperar el que puede que sea el último gran espacio del que va a disponer del centro de Valladolid, con una operación que tendrá muchas vertientes”.

 

Aunque no se han querido poner fechas, el próximo hito será cuando la Comisión de Patrimonio, perteneciente a la Junta, dé luz verde al proyecto de consolidación del edificio. Tendrá que posicionarse también a favor o en contra de un nuevo edificio dentro de la parcela de más de 10.000 metros que ocupa el convento. Tras su restauración y la más que probable construcción de un inmueble de nueva planta, el Ayuntamiento comenzará a definir los usos de un espacio que durante cinco siglos se dedicó a la oración y en un futuro puede ser el centro de un complejo cultural, deportivo, social e incluso hotelero.