Actualizado 19:35 CET Versión escritorio
Salamanca

Patinetes: lo que se puede hacer y lo que no con los vehículos de moda

Los conductores de patinetes eléctricos tienen límites de velocidad, no pueden ir por aceras y zonas peatonales y se les puede multar igual que a un coche por ir bebidos o hablando con el móvil.

Publicado el 06.12.2019

Los vehículos de movilidad personal (VMP) están en el centro de la polémica desde hace tiempo. Su irrupción en las ciudades como opción de desplazamientos es un hecho, y son muchos los que recurren a ellos como sustitutivos del coche, la moto, la bicicleta o el transporte público, los otros medios más utilizados. Sin embargo, la entrada de los patinetes, que es la modalidad más popular y extendida de VMP, en el ecosistema urbano ha generado algunos problemas por un motivo concreto: su convivencia con otros vehículos y, de manera muy conflictiva, con los peatones.

 

La realidad es que, a día de hoy, su uso tiene variada regulación, pero no está acompasada o unificada: falta una norma a la que poder atenerse en todo momento y lugar. Existirá cuando la DGT apruebe el nuevo reglamento de circulación que incluya a estos vehículos. Pero mientras llega sí hay normas a las que deben atenerse y que, además, van a empezar a multarse según la última instrucción de Tráfico.

 

La más clara es la de las aceras: los patinetes no pueden circular por aceras o calles peatonales en ningún caso. Sus usuarios pueden llevarlos, pero no pueden ir montados, haciendo eslálon entre peatones como se ve con frecuencia. El motivo fundamental es muy claro y lógico: están considerados vehículos y por eso no pueden ir por aceras. Según la FEMP, se entiende como espacios peatonales las aceras, los bulevares, paseos, parques, jardines, calles y zonas peatonales, donde "el peatón ha de tener la exclusividad" y donde, por tanto, ha de estar prohibido el aparcamiento de todo vehículo o elemento de transporte.

 

Y, ¿por dónde pueden circular? Pues fundamentalmente por calzadas y carriles bici, pero no por carretera: la DGT determinará que los usuarios tendrán prohibido circular por vías interurbanas con vehículos de movilidad personal.

 

Al ser vehículos, sus conductores pueden ser sancionados por ir hablando con el móvil o si los usan bajo los efectos del alcohol o las drogas. El conductor de uno de estos vehículos podría ser sancionado con multas entre 500 y 1.000 euros por conducir bajo los efectos del alcohol o de 200 euros por utilizar el teléfono móvil.

 

Un detalle: en los casos de infracciones cometidas por menores de 18 años, los padres, tutores, acogedores y guardadores legales o de hecho, responderán solidariamente de la infracción cometida por el menor.

 

 

Límites de velocidad

 

Además, están limitados a 25 km/hora y, aunque no tienen 'papeles', sí deberán disponer de un certificado de circulación facilitado por el fabricante a modo de documentación técnica sobre sus capacidades y condiciones. Podrán circular por los carriles de calzada a menos de 30 km/h; por plataformas únicas a 10 km/h; y por carriles bici si es a una velocidad entre 10 km/h y 20 km/h.

 

Por último, se recomienda el uso de chaleco reflectante a los conductores y disponer de un seguro, aunque, de momento, no es obligatorio suscribirlo, pero si muy recomendable a la hora de responder de posibles incidentes.

COMENTARComentarios