Paro, empleo, contratos, inflación: la complicada ecuación económica que se avecina
Cyl dots mini

Paro, empleo, contratos, inflación: la complicada ecuación económica que se avecina

La crisis de precios y las previsiones de su negativo efecto en la actividad económica a futuro obligan a alejar el optimismo pese a los positivos últimos datos sobre el paro y la migración masiva hacia los contratos indefinidos que animan a pensar en un verano  positivo, pero con cautela.

Optimismo y buenas cifras, pero al tiempo moderación y cautela. La lectura de los datos económicos conocidos en los últimos días es un reflejo de la complicada ecuación económica que habrá que resolver en los próximos meses en la que el impacto de la crisis de precios frena el impulso que los cambios legales han dado al mercado laboral, no sabemos si hasta el punto de complicar la esperanzadora temporada de verano, la época más propicia para la actividad en una economía muy ligada a los servicios y el turismo como es la de Castilla y León.

 

Las cifras de la última estadística del desempleo son para celebrarlos a nivel nacional, y un poco menos en Castilla y León por lo que pueden indicar para el futuro. El paro ha bajado, sí, un poco menos que en el conjunto nacional en el último mes, pero un poco más que en el global de España comparado con hace un año. La mayoría de los que han abandonado las listas del Ecyl se concentraba en el sector servicios y tienen que ver con los refuerzos de comercio y hostelería para la última Semana Santa, así que se podría esperar un comportamiento parecido para el verano, lo que sería una gran noticia. No obstante, hay incógnitas en el horizonte.

 

La primera, la duración del efecto por los cambios en las relaciones laborales. La nueva normativa ha dado un vuelco a la contratación que ha pasado a ser mayoritariamente con contratos indefinidos, cuando antes no pasaban del 10% de los que se hacían. El Gobierno ha puesto un gran acento en ello y es normal, es una gran mejoría. Los que consiguen trabajo no son pocos, pero también lo hacen en mejores condiciones. Por ahora, y aparentemente, esto no está frenando la contratación, pero hay otros factores que pueden frenar este impulso.

 

Entre los motivos para la cautela con estos datos podemos apuntar el resultado de la última EPA, con una subida del paro en Castilla y León del 8%, muy por encima de la nacional en el global del primer trimestre. Este dato, que es una encuesta, puede haber recogido mejor el efecto en el ánimo de negocios y empresas de la crisis de costes por la energía (electricidad, gas, carburantes) y el impacto en las 'ganas' de consumo los ciudadanos que está teniendo la subida de absolutamente todo en la cesta de la compra. La inflación, esa incómoda visita, va a ejercer un importante freno a la actividad económica, sólo falta saber cuánto.

 

También habrá que ver cómo termina de encajar el nuevo modelo de contratos con las necesidades de actividades más estacionales como hostelería y comercio, que tienen dificultades para conseguir personal, pero que aún y así ven cómo ha subido el coste de contratar extras, por ejemplo, una figura clave a la hora de conseguir refuerzos para la temporada alta. Y no es el único problema que asoma en el mercado laboral tras descartarse un pacto salarial que marque las pautas de la negociación colectiva.

 

Sindicatos y patronal han renunciado a acordar un marco de subidas salariales para 2022 justo el año en el que el IPC va a 'bajar' el sueldo de muchos asalariados. Ahora se irá todo a la negociación de ámbito territorial, sin la ayuda de un acuerdo marco de ámbito nacional. La culpa ha sido precisamente del fuerte incremento de la inflación, ante la que los sindicatos pedían asegurar las revisiones futuras, lo que ha frustrado el acuerdo con los empresarios. Paro, empleo, contratos, inflación: una complicada ecuación económica que habrá que despejar en los próximos tiempos.

Comentarios

Cosas chulisimas 09/05/2022 16:54 #1
Es que no saben explicarlas...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: