Paralizada la construcción de doce chalets de lujo por 7 millones en un dehesa protegida de Las Veguillas

Proyecto de la dehesa de La Mora, en Las Veguillas.

Los tribunales frenan un proyecto de más de 7 millones de euros para construir doce viviendas en una dehesa de alto valor ambiental. La actuación, que incluye planta fotovoltaica y explotaciones agrarias, fue aprobada en enero de 2013 y tenía permiso de urbanismo.

Los tribunales han paralizado el desarrollo de un proyecto que pretendía construir una docena de chalets de lujo en un paraje protegido de Las Veguillas. Una actuación que cuenta con un presupuesto de más de 7,4 millones de euros, que tenía la aprobación de la comisión territorial de urbanismo y que, a pesar de todo, espera conseguir próximamente los permisos para seguir adelante con el plan a pesar del frenazo judicial.

 

La clave del conflicto es el hecho de que los terrenos escogidos para este proyecto son de un alto valor ecológico, aunque según la declaración de impacto ambiental aprobada para este proyecto en julio de 2010, cuenta con permiso favorable porque no afecta a ninguna zona incluida en la Red Natura 2000, está fuera de la Red de Espacios Naturales de Castilla y León y fuera de la Zona de Importancia de la Cigüeña Negra. El proyecto se inició cuando, en mayo de 2009, el Ayuntamiento de Las Veguillas hizo públicos sus términos y el estudio de impacto ambiental; en julio de 2010 la delegación territorial de Salamanca hizo público el informe favorable para el proyecto; y dos años después, en julio de 2012, la delegación de urbanismo aprobaba de manera definitiva el plan especial para el proyecto, permiso que se publicaba en enero de 2013.

 

Sin embargo, el colectivo Ecologistas en Acción planteó un recurso por considerar que la zona, conocida como dehesa de la Mora, atesoraba importantes valores medioambientales que se iban a perder con esta actuación. El proyecto, que afecta a 103 hectáreas, incluye doce viviendas de lujo y equipamientos como hípica, una instalación de energía solar para abastecer a la urbanización y explotaciones agrícolas, entre ellas, una de ovino. Precisamente estas características llevaron a la empresa promotora, Bosques Civilizados, a amparar su proyecto bajo la denominación de plan especial de protección de esta zona rústica.

 

La normativa impide que se pueda construir en espacios rústicos y con algún tipo de protección medioambiental, lo que ha bastado para que el TSJ de Castilla y León haya aceptado el recurso de Ecologistas en Acción a pesar de que el proyecto ha contado, hasta ahora, con todos los permisos y la aprobación para el plan. Precisamente, el colectivo ha denunciado la declaración de impacto ambiental favorable que se otorgó a la promotora tras diversos informes negativos de los técnicos

 

 

LA EMPRESA ESPERA CONTAR CON PERMISOS

 

El proyecto consta de 17 parcelas, de las cuales 12 albergarían en un terreno de una seis hectáreas cada una sendas construcciones residenciales de lujo. El resto de las parcelas estarían dedicadas al resto de equipamientos previstos en el proyecto, como la planta fotovoltaica y las explotaciones agrarias, una ovina y otra avícola. También están previstas una instalación hípica o un plan forestal.

 

De la totalidad del proyecto, con una inversión prevista por parte de la empresa de 7,4 millones de euros, 3,6 millones corresponden a la construcción de doce viviendas de 250 metros cuadrados sobre parcelas de unas seis hectáreas. La empresa promotora, Bosques Civilizados, anuncia el proyecto en su página web, pero puestos en contacto con la firma aseguran que no se están comercializando ni hay precios; eso sí, aseguran que esperan contar con la aprobación definitiva del plan. También defienden el proyecto como "único en Castilla y León" y en España junto al que promueven en Extremadura y definen las viviendas como incrustaciones arquitectónicas pasivas, con un ratio de edificación muy bajo, como contraposición a los temores por el efecto que una urbanización de este tipo puede tener en el entorno.