Padre Damián: Los 'ángeles' que no olvidan a los desfavorecidos esta Navidad
Cyl dots mini

Padre Damián: Los 'ángeles' que no olvidan a los desfavorecidos esta Navidad

El Centro Padre Damián de Cáritas Salamanca atiende cada año en torno a 200 personas que no tienen un techo donde poder refugiarse. Así va a ser su Navidad. 

Alfonso García, director del Centro Padre Damián (Foto: T. Navarro)

Hay huellas en la ciudad que hablan de otras vidas, de situaciones de extrema exclusión, de aquellos que lo han perdido todo y se han quedado en la calle, 'sin techo', quizás la sociedad se haya olvidado de ellos, pero el frío no. Siguen con su rutina cuando el termómetro baja de cero, aunque, afortunadamente, hay algunos ángeles sin alas pero con manos que ofrecen un 'sorbo' de humanidad. 

 

El Centro Padre Damián de Cáritas es un centro que pretende realizar una acogida digna a las personas que se encuentran sin un lugar para vivir y ofrecerles medios que faciliten y potencien su inserción social. Lo cuenta su director, Alfonso García, quien asegura que "llevamos funcionando veinte años con un claro objetivo, propiciar un espacio donde la gente pueda vivir y empezar a iniciar un proceso de recuperación personal". 

 

El objetivo es que tengan el mayor grado de autonomía posible, "aunque no siempre lo conseguimos, hay veces que hay gente que al paso del tiempo tiene que volver al centro". En este momento hay alrededor de 30 personas viviendo y conviviendo en dicho centro. "El perfil está en torno a un 80% hombres y 20% mujeres en su mayoría españoles"

 

A lo largo del año pueden pasar unas 190-200 personas. "La gente que necesita vivir en un espacio como este tiene una serie de problemas que les conducen a vivir en la calle. Nos encontramos gente con problema de adicción a las drogas, con problemas de salud mental, con posibilidades trabajar pero que están desempleados, gente sin formación y de prisión, de Topas".

 

El tiempo de estancia en esta casa es de dos meses y medio, "hay gente que lleva más de un año y gente que está dos días, nuestra idea no es limitar el tiempo, lo que hacemos es plantear a la gente que podrán vivir según vayan avanzando, lo que hacemos es acompañarlos en ese camino... no hay fecha límite, eso sí, no dejamos que se estanquen en la nada", asegura. 

 

Y para que nadie se quede sin Navidad, García asegura que ya están preparando un amplio programa. "Son días muy especiales pero no son momentos que gusten mucho dentro de la casa. Las navidades son épocas de recordar famila, la vida... y la gente que vive aquí no tiene otra familia con la que celebrar"Para sobrellevarlo han organizado diversas actividades: cine, charlas, juegos, comidas e incluso una excursión.