Otro invierno entrenando con miedo a lesionarse

El retraso en la apertura de la pista cubierta de La Aldehuela la deja fuera de los planes de entrenamiento de los mejores atletas locales, que tendrán que elegir entre entrenar fuera o hacerlo pasando frío y con riesgo de lesiones. Apenas se podrá usar para las competiciones comprometidas.

Los atletas salmantinos de más nivel enfilan la fase decisiva de la temporada de pista. Los próximos 40 días concentran los objetivos y competiciones de la campaña invernal y, como es costumbre, los que quieran afinar su forma tendrán que sumar horas de esfuerzo... y también de pasar frío. Es algo a lo que todos los que han sido algo en el atletismo salmantino (y ha habido muchos) están acostumbrados, pero que se hace especialmente duro sabiendo que la ciudad cuenta con una pista cubierta que está, a día de hoy, cerrada por los retrasos en los últimos trámites.

 

Tras décadas de revindicaciones, se consiguió su construcción como reconocimiento a un deporte que ha dado medio centenar de campeones de España. Como orgullosos recuerdan algunos de los históricos, Salamanca tuvo sus primeros campeones nacionales cuando ni siquiera había una pista de 400 metros en la ciudad, y también ha tenido muchos campeones indoor sin pista cubierta, pero de aquello hace muchos años y ya es hora de no tener que preparse con tantas dificultades.

 

Ahora, al fin, hay una pista única en Castilla y León y el atletismo local esperaba empezar a disfrutar de sus ventajas este invierno, pero los errores cometidos por el Ayuntamiento de Salamanca han convertido su estreno en el cuento de nunca acabar. De hecho, las constantes demoras convierten en una posibiliad que se pase otra temporada de pista cubierta y velocistas, mediofondistas, fondistas y saltadores no la hayan podido 'catar' para sus entrenamientos. Algo que tiene una gran incidencia en su preparación.

 

 

ABRIGADOS HASTA ARRIBA

 

Una sola tarde en las pistas del Helmántico sirve para comprobar las consecuencias que tiene no haber contado con la nueva pista. Velocistas, mediofondistas y saltadores entrenando fuertemente abrigados para paliar los efectos del frío. Algo que complica la preparación justo cuando llega el momento de afinar la forma, a poco más de un mes de los grandes objetivos, de exigir a los músculos al máximo cuando el termómetro está al mínimo.

 

 

Atletas como Álvaro de Arriba contaban con poder utilizar la nueva pista de La Aldehuela, a diez minutos de su casa, para la preparación de la temporada indoor, pero no ha podido ser. Si la pista no abre a tiempo, tendrá que ir a por la mínima del Mundial sin haber hecho algún entrenamiento de calidad 'en casa'. Y tampoco habrá podido acostumbrarse a las peculiares condiciones de las carreras indoor, como los peraltes de la pista o tener que atacar más curvas al disputarse sobre una cuerda de 200 metros y no de 400 como al aire libre.

 

Y luego está el día a día 'al aire libre'. Cuestiones tan sencillas como hacer series o transferir el trabajo de gimnasio a la pista se complican no sólo por la cantidad de ropa ("hace unos días he hecho series de calidad vestido hasta arriba", apunta De Arriba), sino por el riesgo de enfermedad (los resfriados son de aúpa) o, más importante, de lesionarse: prepararse para el objetivo invernal exige entrenar al máximo y eso casa poco con las bajas temperaturas, especialmente para velocistas, mediofondistas y saltadores.

 

 

CERRADA PARA ENTRENAMIENTOS

 

De momento ninguno de los mejores atletas locales del momento ha podido utlizarla. La obra está terminada desde el 1 de noviembre, pero los problemas con la ejecución han retrasado los trámites para poder reabrir la pista y la parte del recinto que se ha reformado paralelamente. La federación de Castilla y León ya ha tenido que renunciar a la disputa del campeonato regional el próximo día 30 de enero porque no hay tiempo para tener lista la pista: una decisión simbólica, porque la región lleva años esperando para disputar su primer campeonato regional en territorio castellano y leonés. El próximo rubicón son los compromisos pactados con la federación española para el 20-21 de febrero, para cuando se supone estará disponible la pista. Pero, entre tanto, casi se ha ido otra temporada sin que se pueda usar para entrenar.

 

Porque ese, mejorar las condiciones de preparación, es uno de los principales usos que se le pueden dar a la flamante pista de La Aldehuela, mucho más allá de las competiciones que pueda albergar. "Entrenaría sin miedo a romperme", resume el mediofondista salmantino, que defiende medalla del nacional absoluto en 800 y que quiere apurar sus opciones para ir al Mundial. De nuevo lo hará 'pasando frío', como ha sido siempre en Salamanca. Y como él, los muchos atletas salmantinos de élite esperan que sea el último invierno entrenando 'como toda la vida'.