Otra crisis que vuelve a dejar sin trenes a Salamanca
Cyl dots mini

Otra crisis que vuelve a dejar sin trenes a Salamanca

Tramo de la línea férrea de la Ruta de la Plata.

La supresión del tren nocturno Lusitania remite a las otras ocasiones en las que la situación económica ha recortado las conexiones ferroviarias de Salamanca: el Sud/Expresso, las conexiones con Barceloa o el Norte o la Vía de la Plata ya lo sufrieron antes.

Cada vez que una crisis económica aflora en el horizonte, Salamanca pierden un tren. O varios, o una línea entera. Pero el resultado es siempre el mismo: merma de conexiones ferroviarias. Así ha ocurrido desde que en 1985 las pérdidas obligaron a Renfe a suprimir líneas en todo el país y la provincia se quedara sin varias conexiones, y así ha vuelto a ocurrir.

 

Esta semana hemos sabido que el tren Lusitania que une Madrid con Lisboa a través de Salamanca no volverá a rodar más. La conexión, suspendida como otras muchas con el inicio del estado de alarma y la restricción de movilidad, no regresará cuando volvamos a la 'nueva normalidad', al menos, no por ahora. El motivo es económico porque Renfe pierde 25 millones de euros anuales en estos trenes hotel, los nocturnos que hacen grandes recorridos.

 

Así que esa 'nueva realidad' tendrá menos trenes en Salamanca, algo que es muy de realidad de siempre porque cada vez que hemos sufrido una crisis económica o de servicios públicos, la provincia ha perdido conexiones. Ahora le ha tocado a una línea que hacía el trayecto desde 1887 y que había sufrido un último cambio en 2012. 

 

Tomó el relevo del "Sud/Expresso Lusitania", que fue suprimido. En agosto de 2012, el trenhotel Lusitania empezó a hacer su recorrido por la provincia de Salamanca tras suprimirse el trazado por Cáceres por motivos económicos. Hasta que dejó de circular por la declaración del estado de alarma, tenía paradas en Fuentes de Oñoro, Ciudad Rodrigo y la capital. El tren era operado de manera conjunta por Renfe y la compañía Comboios do Portugal.

 

Antes que esta última víctima ferroviaria de los ajustes económicos, habían cerrado otras líneas y servicios en Salamanca. Los trenes dejaron de circular por el tramo La Fregeneda-Barca d’Alva en 1985 y la histórica y pintoresca línea lleva desde entonces esperando un uso turístico. Hace meses que parece resuelto, pero no ha logrado culminarse. La línea se inauguró por tramos entre julio y diciembre de 1897, tiene cerca de 80 kilómetros, pero su tramo más interesante es el que une La Fregeneda y Barca D'Alva, de 17 kilómetros. 

 

En 1985 dejaron de circular también los trenes por la Vía de la Plata. Los trenes empezaron a rodar por este recorrido histórico en 1893, primero los tramos de Cáceres, y en los años siguiente los tramos Hervás Béjar, Béjar-Salamanca, y Salamanca-Astorga hasta completar con este último en julio de 1896 un trazado de 347,72 kilómetros. 

 

En 1984 Renfe se encontraba en quiebra técnica, con un déficit total de la compañía de ese ejercicio superaba los 231.000 millones de pesetas. El Consejo de Ministros del 30 de septiembre de ese año propone el cierre de unos 3.000 kilómetros de vías dejando sin conexión directa a Salamanca con Zamora, Plasencia, Cáceres, Gijón... Hace meses que se aprobó el inicio de los estudios ferroviarios y técnicos para estudiar si es viable recuperar la línea y que vuelva a conectar Asturias, León, Zamora, Salamanca, Extremadura y Andalucía.

 

En 2009, se suprimieron trenes directos de larga distancia desde Salamanca a Barcelona o País Vasco, pero el destino hacia la capital catalana se ha recuperado en 2019. Durante una década estos viajes se habían tenido que hacer con trasbordos.

 

El último 'disgusto' ha sido con el despliegue de la alta velocidad. A pesar de estar en los planes un AVE, Salamanca se quedó sin él y desde finales de 2015 se 'conforma' con un tren rápido a Madrid que, eso sí, mejoró mucho las prestaciones y el tiempo de viaje. La línea electrificada le da esta oportunidad, y puede que en 2025 se abra la opción del AVE, aunque la profundidad de una crisis económica, esta vez la del Covi-19, lo vuelva a poner en cuestión.

Noticias relacionadas