Octubre de 2021, un mes negro para el patrimonio cultural: siete monumentos declarados en peligro de ruina
Cyl dots mini

Octubre de 2021, un mes negro para el patrimonio cultural: siete monumentos declarados en peligro de ruina

Ermita de Cuadrilleros. (Foto: H. Nostra)

Tres iglesias, dos castillos, una ermita y un puente de Salamanca fueron incluidos el mes pasado en la Lista Roja del Patrimonio. Nunca se habían inscrito tantos edificios en tan poco tiempo.

Octubre de 2021 ya está en la historia negra del patrimonio salmantino: la asociación Hispania Nostra incluyó nada menos que siete monumentos de la provincia en su famosa Lista Roja del Patrimonio. Ésta recopila los inmuebles en peligro de desaparición o de alteración, con ánimo de llamar la atención para que intervengan en ellos. Nunca se habían inscrito tantos edificios en tan poco tiempo. Como dato comparativo, en todo 2020 se añadieron siete construcciones.

 

A 2 de noviembre de 2021 la lista salmantina ya asciende a 39 inmuebles y no hace más que engordar. Si las autoridades o particulares salvan el monumento, Hispania Nostra lo traslada a su Lista Verde, pero tan sólo dos edificios han pasado del rojo al verde en los 14 años de historia de esta iniciativa: la iglesia de San Martín, en Salamanca capital; y el fuerte de la Concepción, en Fuentes de Oñoro.

 

La lista de octubre está compuesta por tres iglesias (de Otero de María Asensio; de Huebra y de Peñaflor), dos castillos (Buenamadre y Salvatierra de Tormes), una ermita (Cuadrilleros) y un puente (Rando), repartidos a lo largo y ancho de la provincia. Su vínculo común es su estado de "abandono", "ruina progresiva" o ambos y que corren serio peligro de derrumbe o desaparición, a pesar de forma parte del acervo salmantino y su relevancia histórica: Peñaflor, por ejemplo, perteneció casi tres siglos a la Casa de Alba.

 

Hispania Nostra elabora una ficha de cada edificio en la que explica su historia, describe su estado actual y si cuenta con alguna protección legal, aunque ésta, visto lo visto, no parece muy eficaz para prevenir el deterioro de los edificios: dos son Bienes de Interés Cultural (el castillo de Salvatierra y el de Buenamadre) y eso no ha evitado que aparezcan en la Lista Roja. También cabe señalar que todas las construcciones, salvo el puente de Rando, están en manos privadas.