Obras en la Plaza Mayor sin 'molestar' a las terrazas ni a los camiones
Cyl dots mini

Obras en la Plaza Mayor sin 'molestar' a las terrazas ni a los camiones

Grúa andamio en la Plaza Mayor.

Las esperadas obras en soportales y pavimento se harán por fases para reducir la retirada de terrazas. No se actúa para reducir el tráfico de vehículos pesados en horario de carga y descarga.

Un andamio 'de tijera' operando en una de las cornisas. Esta es la única señal de las inminentes obras en la Plaza Mayor de Salamanca, que tendrán que recuperar su deteriorado pavimento y los soportales, en los que no se actuaba desde hace 30 años. Las actuaciones están previstas para los próximos días y se harán con un formato que reducirá las molestias a los habituales de la plaza salmantina. Algo que tiene su reverso negativo.

 

La idea del consistorio es trabajar por fases y por tramos, reduciendo el impacto de las obras en el día a día de la plaza. Para ello, se utilizarán andamios elevables para evitar la instalación permanente de andamiaje en los soportales; con este tipo de maquinaria se podrán ir moviendo las estructuras según se va avanzando en los trabajos, muy necesarios, ya que los soportales están bastante dañados por el paso del tiempo. También por el paso de vehículos que se nota en los visibles arañazos en muchos de los arcos de acceso y salida.

 

Algo parecido pasará con el pavimento. El empedrado de la Plaza Mayor está en un estado lamentable y hace tiempo que necesita nivelar sus losas, corregir los hundimientos o la falta de material y juntas en algunas zonas. Se hará por tramos y fases, algo obligado por los numerosos compromisos de la plaza: el año pasado superó los 300 días ocupada y este año ya ha tenido varios eventos que impedían actuar. Durante la obra está previsto actuar por tramos para reducir las molestias a las terrazas, que tendrán que retirarse donde haya obras.

 

Sin embargo, no se va a tocar el principal problema de la Plaza Mayor y causante del deterioro de su pavimento: la circulación de vehículos de carga y descarga. Aunque limitado a un horario concreto, el trasiego de camiones y furgonetas por la plaza es intenso, hasta el punto de que la circulación es peligrosas en algunos momentos. Los vehículos que abastecen a bares y restaurantes desgastan el pavimento y lo someten a un peso que le ha pasado factura. Los pocos intentos para frenar esta situación han sido infructuosos: se puso una patrulla de Policía Local para vigilar la circulación, pero muchos vehículos usan la plaza como zona de paso para evitar dar rodeos...

 

Así que el pavimento de la Plaza Mayor se va a arreglar con un importante coste (medio millón de euros junto a los soportales), pero no se va a remediar el problema de base: de momento no está previsto limitar la circulación. Con el impulso del PSOE, hay un proyecto para cambiar la ordenanza de circulación y establecer limitaciones de peso para circular por el monumento, pero el equipo de Gobierno y los responsables del tráfico no han dado ni un paso en este sentido.