Objetivo: Salvar al 'soldado Silvia'

Miguel Ángel Ortega, Carlos Moreno y Silvia Domínguez (Foto: Teresa Sánchez)

"Hay que recuperar a Silvia". Rotundo el mensaje en el seno de Perfumerías Avenida donde por encima de victorias o derrotas ahora mismo la prioridad es que su base se recupere de la lesión en la fascia que la lastra hace más de un mes y que pude ser más grave aun si no para. Una lesión que ya ha traído por la calle de la amargura a jugadores como Gasol o Navarro. 

El pasado 11 de noviembre, Perfumerías Avenida emitía una nota informando de que su jugadora Silvia Domínguez sufría una lesión "en su pie derecho que afecta a la fascia y a la musculatura corta". No se daba tiempo estimado de baja aunque sí se sabía que debía parar y lo hizo en Liga ante Al-Qázeres para enganchar después con el parón liguero por la ventana de selecciones. 

 

Volvió cuando se retomó la competición para jugar ante Girona, Polkowice, unos minutos frente a Araski pero ya en el partido Sopron se ha visto claramente que la lesión sigue ahí. Silvia Domínguez juega con dolor, casi hasta la cojera y al finalizar el encuentro en tierras húngaras la única preocupación, pese a la derrota, de Miguel Ángel Ortega es poder recuperar a su base, al cerebro y buque insignia de este equipo. 

 

¿Y por dónde pasa esa recuperación? Seguramente deberá parar de nuevo, realizar tratamiento de fisioterapia y evaluar cómo evoluciona porque no es una lesión que se recupere de un día para otro. Con el parón navideño a la vuelta de la esquina puede ser un momento perfecto para que la base pueda centrarse en esa recuperación. 

 

La fascia plantar es un tejido acintado que se localiza en la planta del pie y que se abre, a modo de abanico, desde el hueso del talón o calcáneo, hasta la región anterior del pie. Su misión es la de amortiguar y dar soporte al pie cuando caminamos, corremos o saltamos. Es una estructura que sufre y se inflama en deportes como el correr, fútbol o baloncesto, pudiendo provocar una multitud de molestias y dolores que pueden llegar a impedir la práctica deportiva

 

Las lesiones de fascia son muy comunes entre los deportistas y especialmente en jugadores de baloncesto. Pau Gasol sufrió fascitis plantar que le obligó a abandonar el juego en varias ocasiones debido a las molestias ocasionadas por esta lesión y, de hecho, una rotura de la fascia plantar le obligó a retirarse de la cancha unos ocho meses en febrero de 2013. Otro jugador afectado gravemente por este trastorno de la planta del pie fue Juan Carlos Navarro, jugador  del Barcelona que se perdió unos cuantos partidos durante la temporada del 2011 y el 2012, y que estuvo a punto de no participar en los Juegos Olímpicos por culpa de una fascitis. Abrines o el propio Pau Ribas, que la arrastró durante el último periodo de preparación con la selección para los Juegos, han sido otras 'víctimas' de esta molesta lesión.