Nunca llueve a gusto de todos y menos cuando se trata de pagar