Numerosos usuarios se quejan del nuevo suelo "resbaladizo" de la estación de autobuses

Usuarios denuncian el nuevo suelo de la Estación de Autobuses (Foto: T. Navarro)
Ver album

Algunos salmantinos presentan sus quejas tras la instalación de un nuevo suelo "que resbala" en la estación de autobuses de Salamanca. 

Las obras de la la esperada estación de autobuses han agotado ya once de los 18 meses previstos, y todavía tienen mucho trabajo por delante. La finalización de la obra está prevista para la próxima primavera. El proyecto consiste en una rehabilitación de la vieja estación, no se hace nueva, que empezó un mes más tarde de lo previsto (22 de febero en vez de en enero) y que avanza en medio de grandes incomodidades para los usuarios. A día de hoy, lo que tienen es media estación: vehículos y pasajeros se concentran en la mitad de espacio.

 

Pero no es solo ésto lo que incomoda a los usuarios que cada día tienen que coger un autobús para desplazarse a su destino, si no, que además, este periódico ha tenido acceso a la infinidad de quejas que están teniendo lugar tras las obras que han dado paso a un nuevo suelo, al parecer, de lo más resbaladizo, provocando incluso alguna que otra caída. Y es que basta con echar un vistazo a las imágenes que se adjuntan a esta noticia para comprobar que con la condensación, la zona de suelo 'brillante' podría provocar daños físicos a pequeños y mayores.

 

Nuevo suelo de la Estación de Autobuses (Fotos: T. Navarro)

 

A la obra le queda bastante para alcanzar el aspecto final previsto que se puede ver en este LINK, pero ya se acerca. En los últimos meses, los pasajeros han tenido que lidiar con la incomodidad de tener la zona de las taquillas operativa y, al tiempo, en obras y cubierta con una gran lona. Ahora parte de esa zona ya tiene su aspecto definitivo. También se ha trabajado en el falso techo del vestíbulo central que, tras ser desmontado hace dos meses, empieza a adoptar su nueva forma.

 

 

Pero donde hay más avances es en las dársenas. El proyecto contempla el cerramiento de todas ellas para proporcionar un acceso climáticamente más cómodo. En octubre, la mitad derecha de las dársenas fue levantada y se empezó a construir las nuevas. Al tiempo, se eliminaba la cubierta de ese lado derecho. Ahora, se ha iniciado la instalación del acristalamiento sobre las nuevas dársenas ya terminadas. Ese cerramiento es el gran cambio de un edificio que, básicamente, recibe un lavado de cara de casi 5 millones de euros: esta reforma que se hace sobre la base de un edificio con décadas. Las nuevas instalaciones tendrán la luz y la modernidad que le falta a las actuales, con avances como la zona wifi

 

Las obras empezaron el 22 de febrero, un mes después de lo anunciado,con la presencia testimonial de una sola máquina para derribar el muro de separación con la avenida de los Maristas. Lo primero que se hizo fue derribar el muro trasero y el lateral y también la cubierta frente a las dársenas de pasajeros. El plazo de ejecución que tiene la empresa adjudicataria es de 18 meses, pero hay un truco: eso es para la obra. Para la puesta en funcionamiento hay otros seis meses.

 

La estación de autobuses de Salamanca fue construida en el año 1975 por la Administración del Estado. La finalización de las obras no será antes de 2019 y la dotación presupuestaria está prevista para 2018 y 2019, con lo que la nueva estación no estará terminada previsiblemente hasta finales de ese último año. Para entonces, la estación llevará a sus espaldas casi 45 años de servicio sin reformas ni grandes actuaciones de mantenimiento. Algo que ha derivado en un estación de conservación deficiente y en una imagen que muchas capitales de provincia han dejado atrás. 

 

La ciudad lleva esperando diez años en los que se ha prometido su ejecución en dos procesos electorales, y en numerosas otras ocasiones, sin que llegara a hacerse realidad. Salamanca se ha quedado como la única capital de provincia sin una nueva estación y la que tiene es más vetusta que la de otras localidades menores. Además, y después de 40 años, tuvo que espera porque en el trámite municipal se ha perdido un año completo de plazo: estaba previsto que se iniciaran las obras en 2016 y se inaugurara la estación en 2018, pero ahora será en 2019, año electoral. 

Comentarios

Tenemos la oportunidad de cambiar 14/01/2019 12:00 #3
Esto pasa por quien nos gobierna, esta estación y "sus modificaciones" son un reflejo de estas mentes pensantes. En las próximas elecciones tenemos la oportunidad de cambiarlo, por gente que tenga más neuronas. Y si no, no podremos quejarnos porque será lo que quiera una mayoría: que nos sigan gobernando unos chapuceros e inútiles.
Señor de Salamanca 14/01/2019 09:55 #2
El suelo esta pensado para que se rompan la cadera los abuelos. De esta forma a ver si la van palmando, que hay demasiados en Salamanca.
COCHE 14/01/2019 08:56 #1
Yo me quejo de no haberse previsto de una zona i parking subterraneo, para dejar el coche mientras se bajan u suben los viajeros que tomarán el bus y tengamos que dar vueltas y más vueltas hasta encontrar un sitio

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: