Nuevos directores, historias femeninas y versión original en el segundo ciclo del Filmo Verano Van Dyck

 (Foto: I. Calle)

El ciclo Filmo Verano de Van Dyck continúa en agosto y septiembre con atención a directores y cinematografías emergentes. Siempre en versión original con subtítulos.

Anoten este nombre: Kogonada. El coreano empezó como ensayista, igual que Godard o Rivette como críticos. Este joven ya había deslumbrado con sus montajes de vídeo en torno a Kubrick, Wes Anderson o su ídolo Yasujiro Ozu. Ahora su ópera prima, Columbus, ha cosechado premios en festivales de medio mundo con su estilo poético y embelesado por la arquitectura. También las argentinas Cecilia Atán y Valeria Pivato han debutado a lo grande. La novia del desierto se presentó en Cannes y demostró cuánto aprendieron de Juan José Campanella o Pablo Trapero, de quienes fueron ayudantes de dirección. La actriz Paulina García (Gloria, la serie Narcos) se adueña de cada plano.

           

Esa característica se repite en la mayoría de las 15 películas del ciclo: historias femeninas en las que las mujeres se echan la película a la espalda. Bárbara Lennie encarna a una doctora porteña ansiosa de ser madre -cueste lo que cueste- en Una especie de familia, de Diego Lerman (Refugiado). La surcoreana Kim Min-hee alzó el Oso de Plata en Berlín por En la playa sola de noche, delicado drama romántico del prolífico Hong Sang-soo, que se basó en una experiencia personal (su relación adúltera con la actriz). Kiti Manver se transforma en un anciano en Las heridas del viento, arriesgada adaptación al celuloide la propia obra de teatro de Juan Carlos Rubio, un fenómeno en el Lara de Madrid. Las magníficas Catherine Frot y Catherine Deneuve se reparten la responsabilidad en Dos mujeres, comedia dramática del francés Martin Provost. Y es la británica Rebecca Hall quien, algo aburrida de una década de noviazgo, propone a su pareja probar con otras personas en Una relación abierta, de Brian Crano.

           

Capítulo aparte merecen dos (super) madres de familia, ambas brasileñas. Karine Teles (El lobo detrás de la puerta) no solo cuida de sus cuatro retoños y acoge a su hermana maltratada y a su sobrino, sino que es capaz de sacarse el graduado escolar, de hacer las tareas del hogar y de mantener unido al clan en la costumbrista Siempre juntos (Benzinho), de Gustavo Pizzi, premiada por la crítica en el Festival de Málaga. Pero no todas son capaces de cargar con tanto peso: en Como nuestros padres, la gran Maria Ribeiro está desbordada por el trabajo y la maternidad. Pero decide rebelarse contra las convenciones después de descubrir que no es hija de quien creía su padre. La paulista Laís Bodanzky firma el guión y la dirección.

 

van dyck

           

Los ciclos de Van Dyck suponen la oportunidad de indagar en el cine que se desarrolla en lugares remotos. En Islandia, los barrios se construyen con racionalismo, pero la convivencia no siempre funciona. Los conflictos se van de las manos en la comedia negra Buenos vecinos, premiada en Austin, Dublín o Zurich. De la India nos llega Hotel Salvación, primer largo de Shubhashish Bhutiani, de solo 26 años. Con 21 ya optó al Oscar y triunfó en Venecia con su cortometraje Kush. Ahora relata con emoción los últimos días de un anciano que, después de un sueño profético, pide a su hijo que lo lleve a morir a la ciudad sagrada de Varanasi. En Pakistán nacieron los padres de la realizadora y guionista noruega Iram Haq, que evoca en El viaje de Nisha su propia adolescencia, cuando la enviaron al país de su familia, lejos de sus amigos y de las libertades occidentales, para que aprendiese las tradiciones y férreas normas sociales.

           

Un capítulo desconocido de la historia de Hungría centra 1945, una suerte de Fuenteovejuna situada tras la II Guerra Mundial, cuando dos judíos regresan al pueblo donde los vecinos delataron a sus familiares y se apropiaron de sus bienes. El veterano Ferenc Török homenajea en blanco y negro los westerns de John Ford.

           

Por último, uno de los placeres de la v.o. subtitulada es disfrutar de las voces originales de los mejores actores. En Rodin, Vincent Lindon (La ley del mercado) se mete en la piel del escultor más influyente desde Miguel Ángel. La francesa Charlotte Gainsbourg es la madre explosiva y dominante de Pierre Niney (Frantz) en Promesa al amanecer, sobre la novela autobiográfica del incomparable Romain Gary, escritor, diplomático, aventurero y héroe de guerra.