Nuevo Salamanca: lo que pudo ser y no fue…

Además de los jugadores que ya entrenaban con el club, la secretaría técnica tenía comprometidos los fichajes de dos históricos: Fernando Morán y Lionel Scaloni. Ahora, el club sigue esperando…

El proyecto del nuevo Salamanca de Juan José Hidalgo prometía, y mucho, con una seria planificación deportiva y un grupo de jugadores que estaba cuajando de la mano de Gustavo Siviero, técnico argentino serio y trabajador que dejó muy buen sabor de boca en las dos semanas que estuvo al frente del equipo.

 

La secretaría técnica del equipo había apalabrado los fichajes de los porteros Sergio Garabato, Urtzi Iturrioz y Rebollo; de los defensas Pastoriza, José Rodríguez, Valicenti y Picón; los centrocampistas Vicente Moscardó, Pablo Redondo, Casares, Diamanka, Hugo Rodríguez y Aarón Bueno; y los delanteros José Nicolás González ‘Nico’, Pablo Carnero y Carlos de la Nava.

 

Pero no todo había acabad ahí, porque el club había trabajado para contratar a dos ilustres del fútbol español como son Fernando Morán (ex de Racing, Numancia, Cádiz o Alcorcón, entre otros) y que contaba con amplia experiencia a sus 37 años. El otro era el argentino Lionel Scaloni (35 años), ex de 'Depor', Mallorca, Lazio o Atalanta (en la actualidad), que llegarían para poner la guinda al proyecto.

 

De hecho, desde el propio club reconoce que este equipo podría haber hecho algo grande porque había mostrado un gran compromiso y seriedad en el trabajo gracias al trabajo de secretaría y cuerpo técnicos, pero en caso de que el club salga a competir en la actualidad, las opciones se reducirían y habría que buscar a jugadores veteranos y de nivel aceptable para afrontar con garantías una situación límite.

 

¿16 PARTIDOS EN POCO MÁS DE DOS MESES?

 

En la actualidad, el club está a la espera de enviar las alegaciones a la juez de Salamanca para que ésta pueda dictar una sentencia, aunque los servicios jurídicos aún no han recibido los documentos de las alegaciones presentadas por Federación y AFE. Tampoco ha recibido el papel necesario del Consejo Superior de Deportes (CSD) que cumpliría el trámite de conversión en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) exigido por la Federación.

 

Pero, ¿qué pasaría si el club fuese inscrito en el mes de octubre? En primer lugar, necesitaría un plazo de unas dos semanas para fichar jugadores y otras dos, como mínimo para realizar una pretemporada, tiempo que la Federación no quiere conceder al equipo para poner aún más trabas en su creación.

 

De igual modo, el club debería disputar 16 partidos en poco más de un mees ya que debe hacerlo antes de que termine la primera vuelta, lo que supondría jugar miércoles y domingo durante muchas semanas a un ritmo que quizá algunos jugadores no podrían aguantar.

 

Sigue la incertidumbre y el recuerdo de lo que pudo ser y no fue...