Nuevo récord de velocidad: 'cazado' a 228 km/h en la A-62 a su paso por Martín de Yeltes

Archivo.

La Guardia Civil detecta a un vehículo a 228 km/h en la A-62: como es habitual, era conducido por un portugués.

Agentes de la Guardia Civil de Salamanca han sorprendido en la tarde del 31 de julio un vehículo marca Volkswagen, que circulaba a 228 kilómetros por hora. El conductor, de 20 años y nacionalidad portuguesa, fue sorprendido a esa velocidad a la altura del kilómetro 302 de la Autovía A-62 dentro del término municipal de Martín de Yeltes.

 

La A-62 es escenario habitual de este tipo de infracciones por ser una vía muy utilizada por los conductores portugueses. En 2010 fue 'cazado' otro conductor portugués a 225 km/hora y en 2017 fue detenido otro por ir a 219 km/h. La velocidad a la que ha sido detectado este conductor iguala el que era récord hasta ahora, los 228 km/h a los que fue detectado un conductor en Carpio de Azaba, en la misma autovía A-62; el conductor fue absuelto en febrero de 2018 al no poder comprobarse en la foto del radar que iba al volante en el momento de la infracción. El conductor, asesorado por un bufete especializado, mantuvo en todo momento que no conducía él y se aferró al hecho de que no fue detenido hasta una hora después.

 

En Salamanca, 10.000 conductores extranjeros fueron multados el año pasado por excesos de velocidad, la mayoría, cometidos en vehículos de matrícula francesa que con frecuencia son de ciudadanos portugueses que regresan a su país.

 

Según la tabla de sanciones de la DGT,  circular 80 km/h por encima del límite, que en autovía es de 120, implica una pena de prisión de tres a seis meses y la privación del derecho de conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a cuatro años. Es una infracción muy grave que implica además 600 euros de multa y la pérdida de 6 puntos del carné.