Nuevo radar no declarado de la DGT en Salamanca: dónde está y qué está vigilando

Este domingo los conductores han detectado la instalación de un radar portátil en una carretera de la Sierra de Francia muy frecuentada por motoristas.

La DGT ha colocado otro de sus radares 'secretos' en las carreteras salmantinas. Se trata de un cinemómetro portátil, que no figura en la lista de ubicaciones ni de radares fijos ni de radares móviles y que ha sido visto durante el domingo en una carretera de la Sierra de Francia, ya camino de la vecina provincia de Cáceres. Uno más de la lista de los radares 'ocultos' con los que Tráfico ha redoblado su vigilancia este verano.

 

Desde hace años, la DGT hace público un listado con la ubicación de los radares de velocidad. Lo hizo como parte de una nueva estrategia en la que el uso de estos elementos, siempre tildados de recaudatorios, pasó a tener una función más de control y disuasoria. En la web de Tráfico se puede consultar la ubicación de los 38 radares de la provincia, lista en la que por ahora falta el nuevo radar de tramo de la carretera de Vitigudino que entrará en funcionamiento en breve. Sin embargo, la lista no los incluye todos.

 

Hace unos días, la red SocialDrive sacaba a la luz una lista de radares no declarados por la DGT. En el caso de Salamanca, aparecía un radar oculto, de clarado en la lista oficial, en la A-62 en el kilómetro 211 en la autovía en dirección a Valladolid, cerca de Parada de Rubiales. Ahora aparece un segundo radar no declarado.

 

Según testigos presenciales, durante el domingo por la mañana una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico estaba apostada en un tramo de la SA-225, la carretera entre Sotoserrano y Riomalo de Abajo, ya en Cáceres. Concretamente, se trataba de un radar portátil instalado en un trípode entre el kilómetro 18 y 19 de esa carretera, dirección Extremadura. El cinemómetro estaba colocado tras la vegetación y no era visible antes de llegar al lugar. El tramo elegido está limitado a 80.

 

Esa carretera es muy frecuentada por motoristas los fines de semana y, de hecho, este domingo por la mañana había muchas en el punto final del trayecto y la ubicación del radar era tema de conversación. La DGT ha mostrado su preocupación por la siniestralidad entre los motoristas, que lleva años elevándose y que ha aumentado especialmente tras el estado de alarma. Entre las medidas para vigilar está, por lo que se ve, la instalación de este tipo de radares ocultos y en ubicaciones no declaradas.

 

Pero ¿por qué hay más radares de los que se anuncian? La explicación es sencilla. La DGT le ha declarado la guerra a la velocidad en esta Operación Salida por las peculiares circunstancias de la circulación y porque las cifras cantan: en la vuelta a la conducción hemos tenido más accidentes e incumplimos más los límites