Nuevo radar de tráfico en Salamanca: todo listo para instalar el primero 'de tramo' y para que haya más

Tramo de la carretera de Vitigudino que va a estar controlado con radar. Foto: F. Oliva

Previsto para enero, la crisis del coronavirus ha retrasado su instalación. Tiene todos los trámites listos y se instalará próximamente. Será el primero de tramo, pero la DGT tiene previsto poner más.

El nuevo radar de tráfico de las carreteras salmantinas cuenta los días para empezar a funcionar. El cinemómetro, previsto para la carretera de Vitigudino, se ha hecho esperar por la situación creada por la crisis del coronavirus, pero los trámites para ponerlos están completados y es cuestión de que la empresa proceda a la instalación física. Será el primero de tramo de la provincia, pero probablemente no el único, ya que la DGT tiene previsto empezar a transformar los puntos fijos en radares de tramo: se da por seguro que alguno de los de Salamanca hará esa conversión.

 

En principio, estaba previsto que el nuevo radar de velocidad de la DGT en Salamanca estuviera instalado antes de final del pasado año, y que empezara a funcionar en enero, pero no pudo ser. Los trámites para acordar con la titular de la carretera, la Junta de Castilla y León, la instalación del aparato retrasaron su momento, pero ya ha llegado la hora.

 

Según ha explicado la Dirección Provincial de Tráfico el cinemómetro estará colocado en la C-517, la carretera de Vitigudino, en un tramo entre Doñinos y Golpejas y será el primero de tipo 'tramo' que instale la DGT en las carreteras salmantinas. La ubicación se conoce porque se trata de un radar fijo, aunque de tramo, y hace años que Tráfico informa sobre dónde están puestos. Así funcionan los radares de tramo.

 

En concreto, la ubicación del radar es en la carretera CL-517, entre los puntos kilométricos 4+350 y 16+350, antes de la travesía de Golpejas. El límite de velocidad controlado es el genérico de la vía 90 km/h. La elección de esta carretera y este tramo para poner el radar está totalmente respaldada: el año pasado sumó cuatro muertos pese a su límite de velocidad y que no tiene grandes complicaciones en su trazado.

 

El primero de tramo, pero no el último

Este radar es el primero de tramo en la provincia, de los que hay actualmente 82 en todo el país. Con este se contabilizará el radar número 39 de la DGT en la provincia, el noveno de tipo fijo por otros 30 de tipo móvil. A ellos hay que sumar los Veloláser, que cada vez se dejan ver más. Sin embargo, puede que sea el primero de muchos.

 

Tráfico ha anunciado que transformará muchos radares clásicos, los fijos, a radar de tramo. Considera que son más eficaces y que es más justo multar por un exceso de velocidad mantenido que por uno puntual. Estos radares permiten controlar a qué velocidad media se ha circulado en un tramo prolongado (en el caso de esta carretera, 12 kilómetros) y multar a quienes excedan el límite marcado. Las carreteras de la provincia tienen ocho radares fijos, cuatro en autovías y otros cuatro en nacionales y secundarias, firmes candidatos a convertirse en radares de tramo.