Nuevo plan de empleo de la Diputación: 8 millones para contratos a partir de los dos meses

Chabela de la Torre y Javier Iglesias, durante la rueda de prensa en la Diputación. Foto: De la Peña

El nuevo plan incrementa las cantidades, pero no puede evitar contratos temporales y precarios, la mayoría en la construcción.

La Diputación de Salamanca ha presentado esta mañana la sexta edición del plan de apoyo municipal al empleo, el programa con el que subvenciona las contrataciones de los ayuntamientos. Dispondrá desde comienzos de 2018 con ocho millones de euros, dos millones más que este año, justo un año antes de las próximas elecciones municipales, aunque el incremento tiene que ver con el hecho de que La Salina dispone de cuantiosos fondos una vez reducida su deuda. Sin embargo, lo que marca este plan es el incentivo desde la institución provincial a un empleo que no escapa a la temporalidad, fuertemente subvencionado y precario en duración.

 

Las condiciones del plan son las acostumbradas desde que nació hace seis años, en plena crisis. La Diputación dota unos fondos (cuatro millones en su primera edición, ocho para el próximo año) para subvencionar las contrataciones que hagan los ayuntamientos; se reparte entre los municipios en función de la población, pero con condiciones para que los municipios más pequeños reciban más por cada contratación. El 50% de lo que reciben es obligatorio dedicarlo a contratos, y la otra mitad puede ir a contrataciones o a material para obras.

 

El resultado son contrataciones a partir de los dos meses de duración y, como mucho, hasta once ya que en los últimos años se habilitan los fondos para que estén a disposición desde el mes de enero y hay que justificar la ayuda en diciembre. Es decir, se trata de contratos temporales. Según ha reconocido la diputada de economía, Chabela de la Torre, lo que prevalece son las contrataciones de peones, albañiles y personal para las obras de mantenimiento que hacen los ayuntamientos, a pesar de lo cual el presidente Javier Iglesias considera que puede "contribuir a fijar población".

 

La aportación llega a cada municipio, ya que se presentan todos, y el mínimo será este año de 9.000 euros en lugar de 6.000, con lo que dará para más contrataciones; los municipios más grandes en población, Béjar, Ciudad Rodrigo y Santa Marta, tienen límite de cantidad. Los consistorios puede complementar estas cantidades e incrementarlas para hacer más contratos. Sin embargo, no hay ninguna norma para hacer una rotación entre los parados a los que se contrata. "Hay ayuntamientos en los que tienen tres parados y poca rotación puede haber. En un Santa Marta hay mucha", ha dicho De la Torre.