Nuevo intento para contratar la obra de la vía férrea de La Fregeneda

Uno de los túneles en el tramo de La Fregeneda de la línea entre La Fuente de San Esteban y Almendra.

La Diputación recurre a un procedimiento negociado e invitará a 12 empresas tras quedar desierto el primer concurso. Será difícil que se acabe antes del comienzo de 2018.

La Diputación de Salamanca va a hacer un segundo intento para adjudicar la obra que debe servir para que la vía férrea de La Fregeneda se convierta en uno de los mayores atractivos turísticos de la provincia. Tras fracasar la licitación del contrato, ahora se va a recurrir a un procedimiento negociado sin publicidad, una fórmula menos adecuada, pero se invitará a una docena de empresas para intentar que este proyecto salga adelante. Eso sí, va a ser complicado que la obra esté terminada antes del comienzo de 2018.

 

La decisión se ha tomado tras declararse desierto el procedimiento abierto para adjudicar la obra; se publicó a finales de diciembre y el 5 de enero ya se suspendió el proceso por no haberse presentado ninguna candidata. La obra cuenta con un presupuesto de casi 800.000 euros y el proyecto contempla diversas actuaciones para acondicionar la vía férrea como itinerario peatonal, se arreglarán la vía, túneles y puentes y habrá nueva señalización, bancos o aparcamientos para bici. En total, se arreglarán 2.000 metros de vía, dos túneles y 500 traviesas.

 

Al no haber propuestas, la Diputación barajó incluir en el contrato el impulso que se quiere dar al muelle fluvial de Vega Terrón, pero la difícil situación de este enclave, sin casi uso e inmerso en la polémica por el impago del canon durante 18 años, hizo que la oposición rechazara la idea. Ahora se intentará contratar la obra sólo para la vía férrea a través de un procedimiento urgente en el que se invitará a una docena de empresas, aunque también se podía haber revisado el pliego de condiciones de la licitación, quizás algo escaso en presupuesto.

 

El tropiezo en la licitación de la obra va a afectar a los plazos para la apertura de la vía como itinerario peatonal, que ya iban tarde. El compromiso data de finales de 2014, cuando Javier Iglesias anunció que recuperaba este proyecto y lo convertía, junto al plan estratégico de turismo, en sus apuestas para 2015; a finales de ese año se constató el incumplimiento: nada se había hecho en ambas cuestiones. La obra tiene una duración prevista de 10 meses, así que va a ser difícil que esté accesible a los usuarios antes de 2018.

 

El proyecto de la vía férrea se retrasó en parte por las dificultades para aunar la protección de la vía, que es BIC, la del entorno natural (está en pleno parque natural de Arribes), los intereses de su propietaria (Adif) y las condiciones necesarias para el turismo. Uno de los mayores méritos del autor del proyecto es haber aunado, por primera vez, todos estos intereses; por ejemplo, se ha conseguido un acuerdo como Medio Ambiente para preservar las peculiares colonias de murciélagos, de especies propias del parque, que habitan en dos de los túneles.

 

Desde que en 2007 se hablara por primera vez de convertir el tramo de la vía férrea entre La Fregeneda y la localidad portuguesa Barca d’Alva en un intinerario turístico, el proyecto nunca había estado tan cerca de hacerse realidad. Con el proyecto terminado y en ejecución los detalles dibujan un itinerario turístico en el que concurren elementos patrimoniales, paisajísticos y ambientales por la riqueza de las construcciones ferroviarias, la comarca de Arribes y su fauna.