Nuevo incendio en Ciudadanos: rechazada la lista de Ana Suárez al Ayuntamiento de Salamanca
Cyl dots mini

Nuevo incendio en Ciudadanos: rechazada la lista de Ana Suárez al Ayuntamiento de Salamanca

Ana Suárez, en el último pleno del Ayuntamiento de Salamanca.

La ejecutiva regional no aprueba la lista al Ayuntamiento de Salamanca por críticas de las bases en Salamanca y de cargos autonómicos a varios de los integrantes.

La elaboración de las listas electorales está siendo un calvario para Ciudadanos en Castilla y León. Primero, con la elección de su candidato a presidir la Junta y el ya famoso 'pucherazo'. El partido salió trastabilllado de aquel envite en el que Francisco Igea salió vencedor, con el ahora número '1' también empeñado en superar aquel escándalo. Ahora el propio Igea ve asomar un nuevo frente nublado producto de las heridas abiertas, todavía difíciles de cerrar. El escenario es Salamanca donde tensiones internas amenazan con echar atrás nada menos que la candidatura al Ayuntamiento de la capital y su lista.

 

Como publicó TRIBUNA, el partido había decidido apostar por Ana Suárez como candidata a la alcaldía de Salamanca. La concejala protagonizó una contundente oposición a la decisión de 'fichar' a Silvia Clemente como candidata a presidir la Junta, lo que la convirtió inmediatamente en alternativa municipal si Igea ganaba las primarias. Con este ya nombrado aspirante a la Junta, el comité encargado de las candidaturas de capitales de provincia le hizo una oferta a Suárez, que contestó con unas condiciones que, en principio, le fueron aceptadas.

 

La lista está compuesta por Ana Sánchez en primer lugar, María Mayoral en e '2', Fernando Castaño en el '3', Juan José Sánchez de '4' (actual asesor del grupo municipal) y Alejandro González, el actual portavoz, en el '5'. Esa lista tenía que someterse a su paso este viernes por el comité ejecutivo regional, que tenía entre sus puntos del orden del día la evaluación de las candidaturas y listas a las capitales de provincia. Lo esperado era una aprobación definitiva que no se ha producido y que deja por delante varias semanas de tensiones hasta la fecha límite de presentación. La lista no ha sido aprobada en su totalidad por las reservas que han aparecido y el rechazo que generan algunos nombres.

 

Según ha podido saber TRIBUNA, las pegas no son con la cabeza de lista, Ana Suárez, pero sí con algunas de sus 'peticiones', y eso es un problema porque la concejala ha planteado sus condiciones para aceptar ser la aspirante a alcaldesa de Salamanca. Los cuatro primeros nombres tendrían un 'visto bueno' oficioso, pero que de poco sirve en la actual situación. Las críticas internas cuestionan varios nombres y, si hay cambios, el castillo se puede venir abajo. Las reticencias llegan de dos direcciones. Por un lado, de la directiva provincial y, por otro, de la ejecutiva regional. Y afectan al menos a dos nombres de la lista, especialmente al número '5'.

 

En primer lugar, la directiva provincial se siente ninguneada porque no aparece ninguno de los nombres de una lista muy técnica que presentó a consulta de los órganos regionales. La reacción ha sido, según ha podido saber este medio, una carta con la posibilidad de una dimisión en pleno, encabezada por el coordinador local, Rafael López. 

 

En la ejecutiva regional las voces discordantes han sido menos, y afectan a menos integrantes de la lista ahora en 'stand by', pero existen y han frenado la aprobación definitiva. Todo ello describe un escenario, más que de ruptura, de guerra 'todos contra todos' por evidenciar el poder de la facción de Igea frente al aparato que hizo el movimiento de Clemente. Por supuesto, el objetivo es mandar en las listas y dejar fuera de ellas a los menos afines.

 

El problema de la lista, como se ha dicho, surge con sus integrantes. Además de Suárez en el número uno, hay otra mujer y un miembro del equipo de trabajo del grupo municipal en el Ayuntamiento de Salamanca. No hay grandes problemas con ellos. Las discrepancias se centran en los dos aspirantes que la completan. Se trata de Fernando Castaño, que podría ir en el '2' o en el '3', y que no goza de todas las simpatías de la ejecutiva regional y de parte del partido en Salamanca. El concejal, que ha asumido toda la legislatura la histórica presidencia de la comisión municipal de Contratación, se caracteriza por unas formas muy personales que no son del agrado de todo el mundo.

 

Y el segundo en discordia es Alejandro González, actual portavoz municipal, que ha dimitido de su cargo orgánico esta semana, y que se había manifestado ya ajeno a la 'lucha' por hacerse un hueco en listas una vez que no iba a seguir como número uno ni iba a poder hacer su equipo. A pesar de ello, tiene un sitio en la lista, en el número '5' según las informaciones de este medio, con opciones de ser concejal en función de los resultados, pero lejos de los puestos de salida. La 'pega' que se le pone es que se posicionó del lado de la candidata del 'aparato' a la Junta y, también, el papel de Cs en el Ayuntamiento en una legislatura donde ha pactado con el PP presupuestos y la gobernabilidad en la primera gran experiencia municipal del partido.

 

Ambos son, a su pesar, los impedimentos que los cuadros locales de Cs en Salamanca y la ejecutiva regional ven para dar el 'plácet' definitivo a la lista. La decisión final no está tomada pero apunta ya a ser el primer dolor de cabeza para Igea. Un nuevo lío para los 'naranjas' en Castilla y León que podría contagiarse a otras listas importantes o, sin ir más lejos, a la pelea por los puestos para las Cortes regionales.

Noticias relacionadas