Nuevas expropiaciones para el tramo de la A-62 pendiente desde Fuentes de Oñoro

Localidad de Fuentes de Oñoro, al paso de la E-80, carretera de la frontera portuguesa

La obra de la autovía sigue su curso mientras Fomento publica una lista con ocho nuevas parcelas que hay que expropiar.

El boletín oficial de la provincia publica este lunes la lista de las ocho parcelas que se van a expropiar para hacer posible el último tramo pendiente de la A-62 entre Fuentes de Oñoro y la frontera portuguesa, sin terminar desde hace años. El anuncio se hizo público a finales de septiembre y se publica ahora en el BOP. En los presupuestos de este año tiene previstos 6,9 millones de euros.

 

Son los últimos cinco kilómetros sin terminar de la autovía que une Irún con Aveiro siguen todavía en obras a pesar de las 'prisas' de las instituciones salmantinas. Va a cumplir diez años desde que se inició el proceso para construirla y ha estado parada en varias ocasiones, la última, en mayo de 2016. A finales de ese año, Fomento y las instituciones salmantinas escenificaron una reunión para reactivar el proyecto: cuatro años atrás habían tenido otra de idéntico contenido.

 

La renunión no va a lograr que las obras del último tramo sin terminar de la A-62 se aceleren. De hecho, a día de hoy los planes del ministerio siguen siendo los mismos y consisten en que la obra no estará lista hasta abril de 2018 y que todavía el año que viene y el siguiente necesitará dotación económica en los presupuestos generales del Estado. Lleva diez años prometido y más de dos en obras.

 

Esta obra lleva muchos años de retraso por diferentes circunstancias, pero también por una tramitación inacabable. El contrato de obra de este tramo fue licitado en 2008 a partir de un proyecto finalizado ese mismo año y se adjudicó en 2009 a Teconsa, aunque las obras no llegaron a iniciarse porque la empresa fue declarada en concurso de acreedores, lo que obligó a la resolución del contrato de obras, que fue autorizada por el Consejo de Ministros en 2010. Por eso hubo que actualizar el proyecto, trámite que se aprobó en junio de 2013.

 

El contrato fue adjudicado a finales de 2014 por 23 millones de euros y un plazo de ejecución de 40 meses a la empresa Zarzuela Constructora en UTE con Comsa. Las obras arrancaron a finales de 2015 pero estuvieron paradas en mayo de 2016.