Nueva campaña en Salamanca sobre el uso del cinturón de seguridad

Se llevará a cabo por la Policía Local del 12 al 18 de marzo.

La Policía Local de Salamanca realizará entre los días 12 y 18 de marzo una nueva campaña especial sobre la utilización del cinturón de seguridad por los conductores y pasajeros de vehículos de cuatro ruedas, así como de los sistemas de retención infantil. Los policías locales podrán imponer las sanciones correspondientes de acuerdo con los artículos 116 y 117 del Reglamento General de Circulación, que determinan el uso obligatorio del cinturón de seguridad tanto en los asientos delanteros como en los traseros y establecen una cuantía de 200 euros y la pérdida de tres puntos.

    

La Policía Local verificará especialmente la obligación de llevar a los niños pequeños con los dispositivos de retención adaptados a su peso y talla, así como de la conveniencia de que aquellos que no alcancen los 1,50 metros de altura utilicen también elementos de retención adecuados a su tamaño. Es recomendable que, al menos hasta los cuatro años, los niños viajen en sentido contrario a la marcha.

    

Los menores de 12 años no pueden ir situados en los asientos delanteros del vehículo salvo que utilicen dispositivos homologados al efecto. Y una regla fundamental: jamás debe colocarse una sillita, sobre todo instalada en sentido contraria a la marcha, con el airbag conectado. La omisión de estos dispositivos de prevención y seguridad será también objeto de las sanciones correspondientes.

    

Según los últimos datos estadísticos, el 25% de los muertos en accidente de tráfico no llevaba puesto el cinturón, aunque este porcentaje se incrementa en zona urbana ya que la proporción de utilización del cinturón de seguridad en ciudad muestra todavía niveles inferiores a su uso en carretera.

    

Los estudios en materia de seguridad vial coinciden en aseverar que la utilización del cinturón y de los elementos de retención reduce de forma notoria las posibilidades de perder la vida o sufrir graves lesiones en un accidente de circulación, siendo su eficacia aun mayor cuando se transita a bajas velocidades, como suele ser el caso de la circulación urbana. Si se hubieran utilizado los sistemas de retención obligatorios, nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales se habrían evitado.