Nueva calle peatonal en Salamanca: adoquines y restricción de tráfico para la calle Ancha
Cyl dots mini

Nueva calle peatonal en Salamanca: adoquines y restricción de tráfico para la calle Ancha

Calle Ancha de Salamanca.

La calle, que hace años estaba en la lista de las peatonalizables, compatibilizará el uso peatonal con un carril central adoquinado que posibilite el acceso restringido de vehículos a los residentes en la zona.

La Comisión de Fomento y Patrimonio del próximo martes aprobará el proyecto de urbanización de la calle Ancha para su peatonalización, con un presupuesto base de 382.570,90 euros y un plazo de ejecución de tres meses. Se trata de una de las calles que estaba en los planes de peatonalización casi desde el primer día y que tarde o temprano iba a ser modificada, proyecto en el que se incluye el acceso restringido de vehículos.

 

Esta calle ya había sido objeto de algunas medidas de control de tráfico. Hace años se instalaron elementos para reducir la velocidad por la cercanía de varios centros educativos y también se limitó a 20 la velocidad con señalización, rebajando el límite a 30 que rige en toda la Vaguada de la Palma. En la zona hay instaladas varias cámaras del sistema de control de matrículas para limitar el acceso a calles peatonales.

 

La peatonalización afecta solo al corto tramo hasta la Purísima, ya que la calle de subida hacia Fonseca ya está empedrada y es de salida de esa zona peatonalizada hacia el paseo de Carmelitas. 

 

Tras las actuaciones de mejora en la zona adyacente que comprende las calles Fuentecilla de San Blas, Las Tahonas y Cervantes, se plantea una urbanización sobre un total de 1.867 metros cuadrados que permitirá la puesta en valor de todo el entorno patrimonial de la Iglesia de la Purísima.

 

El proyecto mantiene los criterios urbanísticos ya adoptados en otras vías del casco histórico de Salamanca. Así se compatibilizará el uso peatonal con un carril central adoquinado que posibilite el acceso restringido de vehículos a los residentes en la zona.

 

En las dos pequeñas bandas de jardín que se mantienen se suprime el vallado, de tal modo que se separan ahora de la acera con un bordillo de granito. Como refuerzo se colocará una línea de setos de arbustos, con aporte de tierra que permita el arraigo de la plantación de césped. A ello se añaden 27 alcorques en dos líneas adosadas al carril central, bancos y papeleras.

 

El proyecto de urbanización de la calle Ancha también incluye la renovación de la red de distribución de agua para propiciar un ahorro en el consumo y la reforma del alumbrado público, con la instalación del sistema led, para favorecer la eficiencia energética, que a su vez incide en un ahorro para las arcas municipales.