Novillada sin emoción en La Glorieta: Antonio Grande corta la única oreja de la tarde
Cyl dots mini

Novillada sin emoción en La Glorieta: Antonio Grande corta la única oreja de la tarde

Antonio Grande en La Glorieta (Foto: Arai Santana)
Ver album

Antonio Grande cortó la única oreja de la tarde a la novillada del Puerto de San Lorenzo y la Ventana del Puerto. Diego San Román y Manuel Diosleguarde se van de vacío. 

FICHA TÉCNICA 

Antonio Grande, sangre de toro y oro. Oreja, ovación. 

Diego San Román, turquesa y oro. Silencio, palmas.  

Manuel Diosleguarde, verde hierba y oro. Ovación, silencio. 

La segunda de la Feria Taurina llegó de la mano de los novilleros Antonio Grande y Manuel Diosleguarde, ambos de Salmantinos, acompañados por la joven promesa mexicana, Diego San Román en una novillada con toros del Puerto de San Lorenzo. 

 

Con media plaza llena y buen ambiente arrancó la tarde a partir de las 18.00 horas con el primer novillo. 'Líbano' de nombre de 430 kilos, herrado con el número 110 de la Ventana del Puerto. Castaño bragado bien presentado, marcó de salida la querencia de la puerta de arrastre por donde salió el día del desenjaule obligando a Antonio Grande a pararlo en los medios a la verónica rematando con una media.

 

Quite por chicuelinas en la boca de riego para dar paso al tercio de banderillas. Con la pierna flexionada y bajándole mucho la mano empezó una faena para seguir con dos buenas tandas de derechazos aparentando a un novillo que requería estar muy cruzado pero luego embestía con recorrido y humillando. Faena de mucha duración en la quese fue apagando el novillo al que exprimió con muy buena labor. El de San Muñoz remató con unas ajustadísimas bernardinas para enterrar las espadas hasta los gavilanes, oreja. 

 

 

Lituanillo hizo de segundo con 415 kilos, herrado con el número 76, negro brocho, escaso de hechuras, al que paró Diego San Román a la verónica lanceando el capote y moviendo los brazos con armonia. El animal derribó al caballo de picar y cambiaron de tercio sin apenas picarlo.

 

El novillero brindó al público charro. Cuidó mucho las alturas y suavizó los toques de su muleta para arrancar faena a un pupilo de la Ventana con poca fuerza. Hubo que darle respiro, apretó y ajustó las tandas enroscándose las embestidas. Muy firme y derrochando valor por naturales alcanzó su mejor momento, alargó mucho y jugueteó por circulares metido entre los pitones... no se dejó nada dentro.

 

Hincó rodillas a tierra para poner en vilo a  La Glorieta con manoletinas que dejaron a los aficionados sin aliento. Tres pinchazos y estocada. Escuchó un aviso emborronando la faena con la espada. 

 

 

Tercero de la tarde de nombre 'Barbarosillo', de 410 kilos, herrado con el número 122, negro listón, escaso de hechuras, playero y astifino. Cuesta arriba lo recibió Manuel Diosleguarde muy variado con el capote... gaoneras verónicas y medias verónicas. 

 

Lo llevó galleando al caballo  y otro quite por gaoneras rematado con una media. Con ganas no dejó pasar ni un lance, demostrando una y otra vez las ganas de querer ser en este oficio. Despejado y con las ideas claras planteó una faena basada en la larga distancia y no era fácil porque en novillo al salir del muletazo soltaba la cara con mucha brusquedad. A pesar de los varios enganchones de muleta se la jugó bajándole la mano en un toreo poderoso y de mucho mando. Lo colocó en la suerte suprema con bonitos ayudados por abajo. Estocada atravesada, leve petición de oreja. Escucha una ovación. 

 

 

Cuarto de la tarde, de nombre 'Huracán', herrado con el número 47, negro, de bonitas hechuras, muy serio al que lanceó Antonio grande a la verónica con el compás abierto. Se empleó en el caballo y Diego San Román realizó un gran quite con el capote a la espalda por gaoneras. Se fue a la boca de riego Antonio Grande que de rodillas en la arena dio una tanda de derechazos encandilando a La Glorieta .

 

Hasta el momento fue el mejor novillo de la tarde embistiendo largo y humillando con mucho recorrido. Aprovechó el novillero tres buenas tandas pero el animal se fue apagando en la corta distancia. Insistió con la zurda sin resultado. Remató la faena con deslucidas luquecinas. Pinchazo y estocada fulminante. Ovación. 

 

 

Penúltimo y quonto de la tarde, de nombre 'Ligantesco', de 490 kilos, herrado con el número 40. Burraco alto y basto. Salió avanto con el hierro de La Ventana del Puerto pero de hechuras de Atanasio. Embistió con genio en el capote del mejicano Diego San Román. Empujó en varas el animal. Ajustadisimo quite por saltilleras dejándoselo venir de largo. 

 

Sometió al novillo y bajándole la cara lo colocó fuera de la segunda raya. En los terrenos del 8. No terminaban de acoplarse toro y torero. A mitad de faena rompió una tanda de mucho clase y calado. Puso mucha disposición sin tener fruto alguno. Manoletinas para pinchar y enterrar la espada tras un aviso. Se aplaudió el novillo en el arrastre. Ovación para el novillero. 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: