Noviembre de 1995, Salamanca: así fue el atentado de ETA contra Juan José Aliste

El presidente de la AVT de CyL, Juan José Aliste, en el arriado de la bandera

En el juicio que condenó al autor material se supo que el terrorista etarra puso gran cantidad de material explosivo y que su jefa en ETA, Soledad Iparraguirre, se lo reprochó.

En noviembre de 1995, Juan José Aliste, que ha fallecido este 28 de junio, sufría un atentado cuando llevaba a su hija y a otros tres compañeros al Instituto en Salamanca. En 2015 la Audiencia Nacional condenaba a 100 años de prisión al etarra Sergio Polo Escobés por el intento de asesinato. El tribunal juzgó este atentado de Salamanca, después de que la Fiscalía solicitara la reapertura de la causa en 2013 tras haber recibido un informe policial que apuntaba a la posible autoría de Sergio Polo. El caso había sido sobreseído de forma provisional en 1997 por falta de autor conocido. Durante el nuevo juicio se pudieron conocer detalles del atentado.

 

Los magistrados consideraron probado que Polo colocó en la madrugada del 10 de noviembre de 1995 en los bajos del coche del capitán de Infantería un artefacto explosivo, con más de 1.200 gramos de clorato sódico y 800 gramos de multiplicador de alto explosivo. "La posibilidad de que en el citado vehículo pudieran montar otras personas no le hizo desistir de su propósito criminal, asumiendo el riesgo que de tal acto se derivaba para las personas y los bienes", señalaba la sentencia.

 

Tal y como explicaron en el juicio los amigos de la hija del capitán, esa mañana Aliste les recogió "más pronto que de costumbre" para llevarles al Instituto, en cuya puerta les dejó a las 8.20 horas. El coche arrancó y tras recorrer unos cien metros, escucharon el estallido de la bomba, que causó heridas de gravedad al militar por las cuales sufrió la amputación de las dos piernas. 

 

La sentencia, de la que fue ponente el magistrado José Ricardo de Prada, ha tenido en cuenta la carta mecanografiada en euskera incautada en el domicilio que tenía alquilado Polo y donde también se encontró diverso material para preparar actos terroristas. En esa misiva, la dirigente etarra María Soledad Iparraguirre, alias  'Anboto', se dirigía a Polo, apodado 'Lur', realizando una "autocrítica" sobre el atentado de Salamanca.

 

"No sabíamos que le habías metido tanto material, ! Y encima sale vivo!...nos dices que tuviste problemas para instalar la lapa en el coche, pero puede haber dos factores..", reflejaba la carta. En el piso donde vivía alquilado en Pasajes de San Juan (Guipúzcoa) se localizaron documentos de horarios de trenes a Salamanca y textos manuscritos transcribiendo dichos horarios.

 

Por todo ello, la Sala consideró que no cabía ninguna duda de que el acusado eligió "el objetivo, decidió la comisión del hecho, lo organizó, confeccionó el artefacto explosivo con un determinado contenido y lo colocó en los bajos de un coche, en un específico momento, explosionando, de tal manera que aun pretendiendo la muerte, termina causando únicamente graves lesiones al militar, además de poner en grave riesgo la vida  de sus acompañantes, que si no vieron afectadas sus vidas fue por efecto del puro azar".

Comentarios

Un hermano de compañero, 30/06/2020 18:32 #1
mi más sentido abrazo para los familiares de don Juan José en estos duros momentos, Hemos perdido a una gran persona.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: