No te puedes fiar del ataúd... ni en carnavales