No nos queda más que cantar bajo la lluvia...